Comunidad Valenciana

Puig: "Pediremos ahora y siempre financiación justa y la novedad es que el Gobierno admite nuestra infrafinanciación"

El 'president' de la Generalitat, Ximo Puig, ha recalcado que el gobierno valenciano "nunca" para ni parará en la exigencia de una reforma de la financiación autonómica, que exigen "ahora y siempre", pero la novedad es que el Gobierno ahora reconoce que la Comunitat "es la más infrafinanciada" y que todas son políticas van por "el camino adecuado" porque en todas prima el criterio poblacional.
Puig en la sesión de control en Les Corts
Puig en la sesión de control en Les Corts
ROBER SOLSONA/EUROPA PRESS

Puig se ha pronunciado así en la sesión de control en Les Corts, donde ha contestado a las preguntas del PP, Ciudadanos y Compromís sobre financiación tras la reunión que mantuvo la semana pasada en Madrid con la ministra de Hacienda, Mª Jesús Montero.

Ha defendido que el Gobierno "ha cambiado su posición" y ha recordado que Cristóbal Montoro, exministro de Hacienda con el PP, garantizó en 2018 que "no habrá quita de la deuda". "Y usted aplaudió", ha reprochado a la presidenta del PPCV, Isabel Bonig que, ha criticado, se mostraba "orgullosa" de ese gobierno que "ayer se paseaba por los juzgados", en referencia al juicio por los papeles de Bárcenas.

En esta línea, ha insistido en que mientras no se condone la deuda y se apruebe un nuevo modelo la diferencia es que "ahora todos los procedimientos para ampliar el crédito siguen un criterio justo para los valencianos", como los fondos COVID o los Presupuestos Generales. "Ahora que todos miran a Madrid como si fueran elecciones de España", ha pedido al PPCV que se ponga a lado de los valencianos "y no de Ayuso".

Y ha reiterado en otro punto que la Generalitat trata de reivindicar la financiación "en todos los ámbitos" y que es una cuestión muy compleja que no conviene tanto a las comunidades que están en una buena situación económica. Ha recordado que hace falta el apoyo del PP, "un partido que tiene muchos presidentes autonómicos", aunque cree que "no hay ninguna posibilidad".

El gran problema, a su juicio, es que el "embroncamiento absurdo" de la política no permite avanzar en esta unidad por la financiación. Ha pedido dejar el partidismo mediante un acuerdo amplio, algo que todavía es "muy difícil", y ha destacado que el Gobierno ya ha dejado claro que el criterio básico del nuevo modelo será la población, "una muy buena noticia para los valencianos".

Hasta entonces, Puig ha celebrado que la Comunitat ha logrado converger en el gasto por habitantes aunque esto suponga más deuda. "Y esa deuda le corresponde al Estado español: el Estado debe asumir la deuda que nos provoca no tener la igualdad de condiciones. Esa es la posición de la Generalitat y la defenderemos en todo momento", ha remachado.

BONIG PIDE UNA FECHA Y RECUERDA LAS PANCARTAS

Por contra, la síndica del PP le ha exigido una "fecha concreta" para el nuevo modelo porque "en ocho meses no se ha aprobado tras dos años y medio", como se comprometió Pedro Sánchez en el acuerdo de investidura. También ha criticado que vuelva "exactamente igual" de Madrid, algo que no puede hacer "el resto de valencianos" por el cierre perimetral, además de recriminarle que el PSOE votó en contra del reconocimiento de la deuda.

"Se portó más como secretario del PSPV que como presidente de los valencianos", le ha afeado, para preguntarse "dónde quedaron las pancartas, las camisetas, las manifestaciones y la plataforma en defensa de la financiación" y recordar las promesas de Puig de una planta de baterías frente a las visitas del rey y de Sánchez a las plantas de Seat de Martorell o la de Renault en Palencia.

Bonig ha acusado así a Puig, con sus 'ximoanuncios' de "ser un mentiroso compulsivo y un 'fake' o, como se dice en valenciano 'no pinta faba' o, lo peor: las dos cosas". "Acaba de perder toda su credibilidad en el ámbito empresarial, queremos realidades y trabajos, defienda esta tierra", le ha urgido.

CS VE TIBIO A PUIG

Por su parte, la portavoz adjunta de Cs Ruth Merino ha criticado que no hay "nada nuevo bajo el sol" con la financiación y ha acusado a Puig de ser "tibio" en Madrid. Ha hecho notar que en seis años "no ha conseguido absolutamente nada", solo "el denostado FLA cuando gobierna el PP y tan socorrido ahora", lo que cree que hace un flaco favor porque aumenta la deuda. También se ha referido a Compromís, a quien ha preguntado "¿qué camiseta se van a poner o qué pollo van a montar?" o si "se apuntan a los paños calientes del PSOE" ante el "gobierno mentiroso".

Como réplica, Puig ha aseverado que "claro que han cambiado las cosas", primero con el "reconocimiento efectivo de la infrafinanciación". "Ahora han cambiado las cosas. ¿Suficientemente? No", ha aseverado.

COMPROMÍS: "HOY NO SE FÍA, MAÑANA SÍ"

El síndic de Compromís, Fran Ferri, ha defendido en su pregunta que un gobierno necesita pluralidad y estabilidad, pero también recursos, y que la financiación es "lo que hace falta al Botànic". Ha criticado así la falta de compromiso del Ministerio de Hacienda, tanto con el PP como ahora con PSOE-Podemos. "Pasan los años y los gobiernos y el problema continúa", ha constatado, ironizando que Hacienda podría colgar un cartel de 'Hoy no se reforma el sistema de financiación, mañana sí' como en los bares.

Ha rechazado que el virus pueda servir de excusa porque "con pandemia o sin pandemia el dinero se debe repartir de manera justa", para lo que su diputado nacional, Joan Baldoví, propuso una reivindicación conjunta de todos los valencianos del Congreso. "Esto no va de partidismo", ha reivindicado Ferri, y ha advertido que si el Gobierno no empieza la reforma inmediatamente "no solo estará incumpliendo su acuerdo de investidura con Compromís, sino también con los valencianos".

Al margen de la financiación, ha sacado pecho de la estabilidad del Botànic a pesar de sus "errores y momentos difíciles" frente al "gran repertorio de la peor política posible: mociones de censura, tránsfugas, compra de cargos, elecciones innecesarias...". Ese modelo estable, a su juicio, debería ser válido para todos los ayuntamientos donde suman PSPV, Compromís y Podem para "no depender de un partido en descomposición como Cs".

Ximo Puig, en su respuesta, ha coincidido en que la estabilidad es fundamental para salir de la crisis, porque lo contrario provoca "angustia en la economía y sobre todo en los avances sociales". "Con las diferencias obvias de un gobierno compartido, es evidente que hemos dado una lección de estabilidad, es indiscutible", ha asegurado cuando "otros no pueden decir eso".

PODEM INSISTE CON LA REGULACIÓN DEL ALQUILER

Por su parte, Pilar Lima (Unides Podem) ha recordado a Puig que la vivienda es "un bien esencial para tener una vida mínimamente digna", ya que cree que los socialistas entran en contradicción respecto a si tiene más peso como bien esencial o como bien para inversores. Ha abogado porque los precios del alquiler vayan en correlación con los salarios y ha sostenido que el PSOE "no puede hablar de bonificaciones fiscales".

"No puede ser que firme pan para el pueblo y termine premiando el buen hacer de los grandes propietarios", ha reivindicado, para preguntar si piensa que debe incidir la futura ley estatal de vivienda en los precios del alquiler para asegurar que sea un derecho y no un bien de mercado.

En su contestación, Puig ha asegurado que para el Botànic esta cuestión es fundamental y ha defendido actuaciones como la ley de la Función Pública de la Vivienda, que se ha ampliado con la puesta en marcha de la Conselleria de Arquitectura Bioclimática que está haciendo "un gran esfuerzo". Ha adelantado que está en marcha un decreto para poner en el mercado "19.000 viviendas de grandes propietarios".

En España, ha abogado por un marco estatal que dé "importancia" a las políticas de vivienda y ha expresado su deseo de que los miembros del Gobierno "lleguen a un acuerdo" y se ponga en marcha cuanto antes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento