Ni banderillas ni paseíllo acompañarán a San Isidro en las fiestas patronales que se celebrarán en Rivas el próximo mes de mayo. El Ayuntamiento de la localidad (IU) informó este miércoles de la supresión de los festejos taurinos como consecuencia de la crisis económica, algo que han apoyado la mayoría de los colectivos culturales y vecinales del municipio.

En la Comunidad se celebraron el año pasado 1.800 festejos taurinos, en los que invirtió 150 millones de euros

Según explicó la concejala de Cultura, Tania Sánchez, la decisión se debe al alto coste que supone la contratación de dos encierros, dos capeas y dos novilladas (96.000 euros), casi el presupuesto total de fiestas (98.500 euros) y que ya ha sufrido un recorte del 50%.

La asistencia ha sido otro de los factores a tener en cuenta, ya que, según el Consistorio, sólo 300 personas (son 69.000 habitantes) presenciaron el año pasado cada una las dos novilladas. Una cifra muy inferior a las miles que asisten al resto de actividades que se celebran por las calles del casco antiguo.

Eso sí, el Ayuntamiento no descarta que los toros regresen cuando se supere la crisis. La medida, que no es nueva en Rivas (ya en la década de los sesenta se eliminaron los toros por recortes económicos) llega con polémica.

Piden un referendo

La iniciativa ha provocado que la Asociación de Vecinos del Casco Antiguo se retire de la organización de las fiestas (que coinciden con el 50 aniversario de la fundación de la localidad) y desde el grupo municipal de Ciudadanos de Rivas se exige que la decisión sea tomada por referéndum popular y no por "decreto unilateral".

El referéndum fue el sistema utilizado el pasado mes de marzo en Manzanares el Real, donde los vecinos decidieron reducir de 120.000 a 60.000 euros el presupuesto taurino.

Desde Ecologistas en Acción "aplauden" la decisión, pero creen que debería ser "una medida permanente" y no sólo por la crisis.

1.800 festejos taurinos en 2008

La región celebró el año pasado 1.800 festejos taurinos en los que invirtió 150 millones de euros.

Según los cálculos de la Plataforma SOS, cada festejo (becerradas, novilladas, recortes, capeas, corridas y rejones) cuesta de media algo más de un millón de euros (entre lo que le cuesta al promotor y al Ayuntamiento) y al menos 140 municipios celebran al año alguna modalidad de festejo taurino.