La épica literaria se impone a todo: el historiador invidente Soto Chica gana el premio Edhasa de Narrativas Históricas

  • 'El dios que habita la espada', es una novela de aventuras ambientada en el reinado del visigodo Leovigildo.
  • Este Doctor en Historia y profesor en la Universidad de Granada es un especialista en la Antigüedad tardía.
  • Perdió la vista con 25 años en un accidente con explosivos cuando era militar profesional.
  • BLOGLas claves de ‘El dios que habita la espada’, la novela ganadora.
El editor de Edhasa Daniel Fernández y el historiador y escritor José Soto Chica en la entrega del premio Narrativas Históricas Edhasa.
El editor de Edhasa Daniel Fernández y el historiador y escritor José Soto Chica en la entrega del premio Narrativas Históricas Edhasa.
EDHASA

"Mi vida es imaginar continuamente". Que esa frase la diga un escritor es hasta esperable: que lo diga un Doctor en Historia, ensayista de éxito, invidente y novelista tiene un sentido épico que va en consonancia con su obra. José Soto Chica (Granada, 1971) perdió la vista durante un accidente con explosivos cuando tenía 25 años y era militar profesional. Ahora, ha ganado el premio Edhasa de Narrativas Históricas 2021, uno de los más prestigiosos del género en España, con una novela de aventuras épicas en la época visigoda. Todo encaja.

El dios que habita la espada, ganadora de este galardón dotado con 10.000 euros, ha sido presentada este jueves en Barcelona, a la vez que llega a las librerías. Es una historia protagonizada por un guerrero visigodo, Valtario, que sirve al autor para desplegar ante el lector el reinado de Leovigildo y sus hijos. "Una familia que se fue destruyendo a sí misma, mientras construía un reino",  explica el autor a 20minutos. "Leovigildo es un caso de un hombre que triunfó en lo político y lo militar, pero que fracasó en lo personal y familiar, y esa circunstancia me interesaba especialmente", ha explicado el novelista.

En la presentación de la novela y entrega del galardón, celebrados en las oficinas de Edhasa en Barcelona, el editor Daniel Fernández ha destacado el veredicto del jurado, que ha subrayado "que la novela transporta con inusitado rigor y talento narrativo a un mundo poco conocido como es de los reyes y nobles visigodos, a sus batallas, pero también a sus intrigas más cotidianas".

La Historia no es solo una forma de vida, es mi vida. Me paso gran parte del día en otros siglos, a veces ni tengo claro cuándo vivo

Por su parte, el autor, que se mostró feliz y contento de haber llegado "al lugar que siempre soñé, siendo lector de novela histórica y habiendo tenido mi primer ejemplar de Edhasa con 8 años", confesó que esta no había sido "una novela difícil de escribir". Soto Chica afirmó que la Historia para él "no es solo una forma de vida, es mi vida": "Me paso gran parte del día en otros siglos, a veces ni tengo claro cuándo vivo".

La ficción mezcla grandes aventuras y batallas con conspiraciones palaciegas. "La espada y la intriga política forman un dúo fascinante que moldearon aquella época", afirma el autor que asegura que aquella historia real no tiene nada que envidiar a la conocida Juego de Tronos: "Seguro que Inglaterra habrían rodado películas y series si tuvieran una historia así", concluye.

Además, la novela promete rescatar figuras de grandes mujeres que han pasado desapercibidas a la gran historia. Defendía este historiador en la presentación de la novela ganadora que "algo muy desconocido del mundo visigodo es que sus mujeres tenían poder y eran letradas, no como en otros puntos de Europa". Entre el plantel femenino de la novela destaca la reina Gosvinta: "Fue dos veces reina, de una gran inteligencia política y capaz de enfrentarse a los hombres y superarlos. Tenía, además, una visión más moderna del reino que su esposo Leovigildo: él quería ser emperador, aunque sabía que no podía; ella tenía una concepción mucho más medieval, y por lo tanto moderna, del reino". 

También incluye Soto Chica algunos elementos mágicos en su trama. "Para aquellas gentes la magia no era algo increíble, tenía efecto y la he recreado con textos y fórmulas de la época, cien por cien real, para que la magia tuviera su pequeño papel en ese mundo crepuscular", explica a 20minutos.

El dios que habita la espada

el dios que habita la espada

  • En el año 568, Hispania, prácticamente olvidada por el Imperio romano y habitada por diversos pueblos debilitados y enfrentados entre ellos, es una tierra peligrosa en la que imperan el caos y la batalla. Pero Leovigildo tiene un sueño: un reino fuerte y unido, con un único rey y una única ley igual para todos. Un reino en paz para sus hijos, Hermenegildo y Recaredo. Aunque sólo Valtario, señor de la guerra implacable y mortal, cree en principio en el sueño del rey. A su alrededor, todo serán conjuras, traiciones y revueltas, que incluso le llegan desde el lecho conyugal, pues su esposa, la reina Gosvinta, tan cruel como inteligente, planea un futuro muy diferente.

Tras aquel accidente en su carrera militar -había participado antes participado en la Misión de Paz de la ONU en Bosnia- Soto Chica encauzó su vida hacia su pasión por la Historia. Un año después se matriculó en Historia y hoy es doctor en Historia medieval y profesor contratado de la Universidad de Granada e investigador del Centro de Estudios Bizantinos, Neogriegos y Chipriotas de la ciudad nazarí. Sus dos últimos ensayos Imperios y bárbaros y Los visigodos. Hijos de un dios furioso han sido éxitos de crítica y público y suman varias ediciones cada uno.

También escribió dos novelas -ambientadas en el mundo bizantino-, pero hasta hoy no había logrado destacar en su faceta literaria. Ahora toma el relevo a los anteriores ganadores del galardón de la editorial Edhasa: Francisco Narla, Emilio Lara, Hermina Luque y José Manuel Aparicio.

Una época más luminosa e "absurdamente olvidada"

José Soto Chica ha defendido en su presentación el mundo visigodo como una época culturalmente luminosa y manipulada hasta la saciedad por la política posterior "como fuente de legitimidad". En opinión del historiador ha sido esa manipulación la que ha provocado un "absurdo olvido".

Del mismo modo, ha recordado que el renacimiento carolingio bebe directamente de una época de esplendor cultural hispano encabezado por san Isidoro de Sevilla. "Su obra educó a toda Europa durante siglos", afirmó.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento