PSOE y Podemos sacan definitivamente adelante la reforma que impide al CGPJ caducado seguir nombrando jueces

  • El Senado aprueba sin enmiendas la norma, que pretende elevar la presión al PP para que se avenga a renovar el órgano
  • Las negociaciones se rompieron por tercera vez hace unas semanas y están totalmente paralizadas por las elecciones en la Comunidad de Madrid
El CGPJ, "molesto" porque la última propuesta de reforma hurta su informe
El Consejo General del Poder Judicial, en una imagen de archivo.
Europa Press

Nuevo movimiento en la partida de ajedrez en la que se ha convertido la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) después de más de dos años con su actual mandato caducado. Este miércoles, el Senado aprobó de manera definitiva la reforma impulsada por PSOE y Unidas Podemos para quitarle al órgano la capacidad de hacer nombramientos para las principales instituciones judiciales, lo que supone privar al CGPJ de una de sus principales competencias hasta que el PP se avenga a renovarlo y aumentar la presión a los populares para desbloquear la negociación.

La reforma, tramitada de manera exprés en unos pocos meses, salió adelante -como ocurrió en el Congreso hace un par de semanas- con los votos de PSOE y Unidas Podemos y sus habituales aliados nacionalistas y progresistas de ERC, EH Bildu, Más Madrid o Compromís. En contra, como ocurrió en la Cámara Baja hace unos días, votaron PP, Vox y Cs. Como el Senado no ha aprobado ninguna enmienda al texto, la ley queda aprobada definitivamente y no tiene que volver al Congreso para su puesta en marcha.

Los cambios en la normativa del CGPJ entran en vigor unas semanas después de que la negociación entre PSOE y PP para renovar el órgano -que lleva más de dos años en funciones- fracasaran por tercera vez a causa del veto de los populares al juez José Ricardo de Prada, uno de los autores de la sentencia del caso Gürtel, por su proximidad a Unidas Podemos. Tras estallar de nuevo esas conversaciones, el CGPJ reanudó su actividad habitual y el 4 de marzo su mayoría -designada cuando el PP aún gobernaba- sacó adelante otros seis nombramientos de jueces para diferentes plazas.

Eso es precisamente lo que ya no podrá hacer el CGPJ, que de hecho ha paralizado ya todos los nombramientos previstos para su pleno de este jueves ante la aprobación de la reforma. Mientras siga con el mandato caducado, al CGPJ no se les permitirá proponer el nombramiento del presidente del Tribunal Supremo, los presidentes de las Audiencias Provinciales o los Tribunales Superiores de Justicia, entre muchos otros, ya que esas funciones, según entienden PSOE y Unidas Podemos, "legítimamente han de corresponder al CGPJ entrante o renovado y no al saliente".

El PP sigue siendo imprescindible

La reforma que el Senado aprobó este miércoles pretende presionar al PP para que no tenga incentivos para seguir bloqueando la renovación del CGPJ. No obstante, la norma no incluye la modificación de las mayorías necesarias para elegir a los integrantes del órgano, una propuesta que el PSOE sigue manteniendo congelada pese a que Unidas Podemos insiste en volver a ponerla en marcha por la cerrazón del PP. Congreso y Senado siguen necesitando mayoría de tres quintos para designar a los nuevos miembros del CGPJ, lo que implica que los populares seguirán siendo imprescindibles para la renovación.

Y, tras el fracaso del último intento negociador, parece poco probable que PSOE y PP vayan a llegar a un acuerdo a corto plazo para  renovar el CGPJ, y mucho menos con unas elecciones convocadas en la Comunidad de Madrid. Los comicios han comenzado ya a acaparar todo el foco mediático y los partidos están marcando perfil de cara a la cita con las urnas, por lo que es una quimera pensar en que las conversaciones vayan a retomarse antes del 4 de mayo, como pronto.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento