Darias propondrá a las comunidades el cierre de la actividad comercial a las 20 horas durante la Semana Santa

Ampliación del toque de queda en todo el país.
Ampliación del toque de queda en todo el país.
Jorge París
Carretera desierta tras la entrada en vigor del toque de queda

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, propondrá esta tarde a las comunidades autónomas el cierre de toda actividad comercial a las 20 horas durante la Semana Santa. Esta es una de las posibilidades que estudiarán este miércoles el Gobierno y las comunidades autónomas en el Consejo Interterritorial, como medida para reforzar las restricciones en un momento en el que los contagios aumentan y Europa se encamina ya a una cuarta ola.

Según informa Servimedia, otra de ellas sería prohibir los movimientos entre distintas provincias dentro de una misma comunidad autónoma, algo que hasta ahora estaba permitido.

¿Qué crees que es más efectivo, adelantar el toque de queda a las 20 horas o cerrar la actividad comercial a esa hora?

Según apuntan fuentes autonómicas, el lunes pasado ya se suscitó la posibilidad de reforzar las medidas de cara a Semana Santa durante la reunión en la que se acordó retomar este miércoles al vacunación con AstraZeneca, también a las personas de entre 55 y 65 años.

Se habló de la posibilidad de revisar las medidas de cara a Semana Santa, de la misma manera que están haciendo otros países europeos, aunque con decisiones más drásticas, como los confinamientos duros que se han impuesto en París o en Berlín.

Este martes, la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, apuntó a que este miércoles se tomarían "medidas adicionales", sobre las que Darias, no ha querido dar ningún detalle antes de su reunión con los consejeros. "A día de hoy no hay ninguna medida adicional", ha reiterado a preguntas de los periodistas en el Congreso.

Sin embargo, sí se prevé que de la Interterritorial salga alguna medida más o, alguna restricción reforzada más, que podría afectar a los horarios de la actividad económica o comercial. El Gobierno y Darias han recordado en diversas ocasiones que las medidas acordadas para Semana Santa son de "mínimos" y que los gobiernos autonómicos pueden reforzarlas si lo desean.

Se trata de una opción ya aplicada con los horarios de la restauración, de adelantar la hora de cierre de los negocios. Según la filosofía que ha defendido siempre el Gobierno central, quizá no haga falta adelantar el inicio del toque de queda nocturno sino hacer que los ciudadanos no tengan nada que hacer fuera de sus casas a determinada hora.

De esta forma, se seguiría el ejemplo de lo que ocurre en Baleares, donde el toque de queda empieza a las 22 horas pero se "recomienda" a los ciudadanos que estén en casa a partir de las 20 y los comercios no esenciales tienen que cerrar a las 20 horas.

En el otro extremo, la Comunidad de Madrid sería quizá el territorio más perjudicado, dado que allí el toque de queda se retrasa hasta las 23 horas, la hora hasta la que también pueden estar abiertos, por ejemplo, los restaurantes.

No previsto en el decreto de alarma

Más enjundia tendría la posibilidad de adelantar el toque de queda en España empieza a las 22 horas, aunque la Comunidad de Madrid lo retrasó una hora, hasta las 23 horas, tal y como permitía el último acuerdo en la Comisión Interterritorial sobre las medidas para Semana Santa.

Un adelanto a las 20 horas obligaría a modificar el decreto de estado de alarma, que prevé que el comienzo del toque de queda "sea entre las 22:00 y las 00:00 horas" y su hora de finalización, "sea entre las 5:00 y las 7:00 horas". Es en esta horquilla en la que podían moverse las comunidades, aunque de cara a Semana Santa se acotó todavía más, para que el límite de inicio fueran las 23 horas. De momento, el Gobierno guarda silencio sobre si estos son sus planes.

Quien sí se ha manifestado a favor de adelantar el toque de queda nocturno ha sido el gobierno de Castilla y León, al que hace unos meses el Gobierno central llevó ante los tribunalesporque decidió unilateralmente fijar el inicio del toque de queda a las 20 horas, dado que no estaba previsto en el decreto de estado de alarma. Es precisamente la hora que Sanidad propone ahora a las comunidades.

El eventual adelanto de la restricción de movilidad nocturna o la prohibición de viajar entre provincias sería una de las "medidas adicionales" a las que este martes apuntó la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, en un momento en el que, con la proximidad de la Semana Santa, aumenta el enfado de los ciudadanos por no poder moverse por el país mientras franceses, alemanes o italianos sí pueden viajar a España.

Fronteras abiertas

De esta cuestión se ha hablado también este miércoles en el Congreso, donde el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha sacudido toda responsabilidad y ha defendido la apertura de las fronteras europeas, una directriz acordada a propuesta de la Comisión Europea.

"La forma en que se está gestionando causa perplejidad en los ciudadanos, que puede derivar en frustración", le ha advertido el portavoz del PNV, Aitor Esteban. "Nos piden un último esfuerzo en Semana Santa, no viajar y el cierre perimetral, pero mientras franceses, alemanes e italianos campan a sus anchas para disfrutar de la libertad que no tienen sus países", ha añadido. 

"Mientras Francia cierra la frontera incluso para quienes vienen, París está cerrado, Alemania cierra Berlín y hay un confinamiento extremo para Semana Santa, sus ciudadanos siguen llegando en vuelos fletados", ha abundado Esteban, que ha pedido a Sánchez que pida "coherencia a sus socios europeos".

Por toda respuesta, Sánchez ha recordado que "la recomendación de la Comisión ha sido mantener las fronteras abiertas" de la UE, aunque también se ha mostrado en desacuerdo con los viajes que no sean esenciales, más allá de las "recomendaciones" para no viajar que hace el Gobierno a los españoles. 

"No me parece razonable [los viajes internacionales por ocio], como a ninguna autoridad competente nosotros estamos trasladando a todos ciudadanos que se queden en sus casas y no se muevan de sus provincias".

Sánchez ha indicado que "tenemos que aplicar controles para asegurarnos de que no habrá importación de casos", y ha defendido mantener "abiertas las fronteras" con la obligación de llegar con un PCR negativo en las 72 horas antes.

Sin embargo, la realidad que ha descrito Esteban es distinta. El portavoz del PNV ha asegurado que no hay controles en los aeropuertos, donde no se pide "ni la tarjeta de embarque", o en la frontera terrestre con Francia.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento