Masca, el Machu Picchu español

Vista de Masca, en Tenerife.
Vista de Masca, en Tenerife.
Wikipedia / Quatremains

Masca es el nombre que recibe una encantadora población de montaña que se encuentra dentro del municipio de Buenavista del Norte, en la isla de Tenerife, en Canarias. Este lugar es conocido como el Machu Picchu español, ya que se encuentra escondido entre los acantilados repletos de naturaleza y ofrece unas increíbles vistas.

Concretamente, es el Parque Rural de Teno el que alberga este núcleo poblacional, además de otros varios, como los caseríos de El Palmar, Teno Alto, Las Lagunetas, Las Portelas, Los Carrizales y Erjos. Todos ellos se mantienen gracias a actividades agrícolas y ganaderas, básicamente de autoconsumo y a tiempo parcial, según la web de turismo de Tenerife. 

Profundos barrancos y acantilados, a los que se pone fin el océano Atlántico, vegetación y carreteras o caminos con vistas son los ingredientes principales de este lugar, donde las pequeñas casitas tradicionales hacen de esta población una de las más encantadoras de España.

En cuanto a esta arquitectura tradicional, muchas de las casas no son tan antiguas, pero aun así conservan esa forma de construcción. Así, el Caserío de Masca mantiene la mejor muestra de arquitectura rural tradicional de todas las Islas Canarias.

De este modo, las casitas del Caserío de Masca, declarado Bien de Interés Cultural con categoría de Conjunto Histórico, se levantan sobre las crestas de las montañas y están encaramadas al filo del abismo de los barrancos más hondos de la isla. 

Vista de Masca, en Tenerife.
Vista de Masca, en Tenerife.
Wikipedia / MOdmate

El Mirador de Cherfe es uno de los puntos donde poder conseguir una estupenda panorámica del conjunto poblacional de Masca, además de otros como, por ejemplo, el Mirador de Cruz de Hilda, que también ofrece vistas del caserío de Masca y de su espectacular barranco.

Aunque es una población muy pequeña, posee algunos elementos de valioso interés para el turista, como la casa de los Avinculados, en el Caserío de Piedra, o una minúscula iglesia del siglo XVIII. Además, tiene también un museo y un centro de artesanía que se encuentran dentro de las casas.

Así, ninguno de los visitantes que tienen la suerte de contemplar esta pequeña población queda insatisfecho, a pesar de ser pequeña y estar escondida y casi incomunicada durante muchos años, ya que solo hubo una vía de comunicación con el exterior, el Camino de los Guanches. Gracias a esto, se conserva como antaño.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento