Córdoba lidera los casos tratados de alcoholismo, adicción al tabaco y al juego patológico en la región ya que en la provincia hay 1.156 alcohólicos en tratamiento y 1.048 personas adictas al tabaco o al juego patológico que siguen alguna terapia.

Estos últimos datos publicados por el Observatorio Andaluz sobre Drogas y Adicciones revelan que la provincia cordobesa es la que acoge a un mayor número de personas tratadas por estos problemas por encima de provincias como Málaga o Sevilla.

Cerca de 400 cocainómanos comenzaron terapia en la provincia en 2007

Tras el alcohol y el tabaco, es la cocaína la que lleva a más casos de tratamiento en la provincia de Córdoba. Así, son 394 los cocainómanos que recibieron terapia en 2007 en alguno de los centros habilitados.

Las terapias también llegan a un centenar y medio de personas adictas tanto a la heroína como a la cocaína mientras que otros 142 cordobeses siguen un programa para desengancharse del cannabis o la marihuana.

Los datos del IEA demuestran que la variedad de terapias es amplia y llega a adictos a las anfetaminas, éxtasis o psicofármacos.

El camino hacia la esperanza de cualquier persona adicta al alcohol u otras drogas de gran consumo como la cocaína está en los numerosos centros de rehabilitación de la provincia que ofrecen al paciente y a los familiares los recursos y las pautas necesarias para lograr la desintoxicación deseada.

Cuando la persona adicta llega a un centro de este tipo es sometido a una entrevista por un monitor de acogida, es decir, «un igual que ha sufrido ese problema», según explica el presidente de la Asociación Cordobesa de Alcohólicos Liberados (Acali), José Manuel López.

Un programa para no faltar

Posteriormente, el paciente es derivado al médico que, en función de su estado e historia clínica, dispondrá que ingrese en una clínica o bien que siga el tratamiento ambulatorio y las terapias necesarias. A su vez, López explica que la persona adicta también es vista por los psicólogos del centro a nivel individual y en las terapias de grupo que se consideren oportunas.

Es decir, médicos y psicólogos trabajan codo con codo para conseguir que las personas drogadictas superen su problema. López señala a 20 minutos que las terapias suelen prolongarse por espacio de dos años y pide la asistencia continuada a los tratamientos para evitar recaídas y conseguir la rehabilitación, que se alcanza en más del 60% de los casos.

Para el presidente de Acali, el liderazgo de Córdoba en el número de alcohólicos tratados se debe a la «red bastante extensa» de entidades dedicadas al tratamiento como son Cruz Roja o la Fundación Renacer.

CONSULTA MÁS NOTICIAS DE CÓRDOBA