Adaptarse a los periodos de sequía, uno de los retos actuales del Govern

La directora general de Recursos Hídricos, Juana María Garau, ha señalado este lunes que uno de los principales retos del Govern en cuanto a la gestión de los recursos hídricos es adaptarse a los periodos de sequía, que, a consecuencia del cambio climático, son cada vez "más largos y más frecuentes".
Archivo - El embalse del Gorg Blau, en Mallorca (imagen de archivo).
Archivo - El embalse del Gorg Blau, en Mallorca (imagen de archivo).
CAIB - Archivo

Con motivo del Día Mundial del Agua, Garau ha asistido a la charla 'Dos archipiélagos y un reto en común: la gestión sostenible del agua', en la que también han participado el catedrático de Geografía Física de la Universitat de les Illes Balears (UIB), Celso García, y varios representantes de Canarias.

Durante su intervención, la directora general también ha manifestado que otro de los objetivos del Ejecutivo balear es fomentar la gobernanza de todas las administraciones que están involucradas en la gestión del agua del archipiélago, un aspecto en el que considera que "todavía hay mucho trabajo por hacer".

Asimismo, ha remarcado que, para garantizar una correcta gestión del agua y evitar la escasez de recursos hídricos, es necesario que las administraciones y los ciudadanos tengan en cuenta que se deben tomar medidas "durante mucho tiempo", para conseguir resultados óptimos, "aunque actualmente sea la inmediatez lo que prime".

Por otra parte, ha destacado que el agua subterránea es el principal recurso hídrico del archipiélago, suponiendo el 75 por ciento del agua que se utiliza, seguida del agua regenerada, que supone en 14 por ciento; la desalinizada, con un siete por ciento, y las aguas superficiales de los embalses, con un cuatro por ciento.

En este sentido, ha puntualizado que, aunque el porcentaje del agua subterránea sigue siendo alto, "hace unos años" se situaba en el 80 por ciento. Asimismo, ha explicado que, al tener una escasez de recursos hídricos, la autonomía tiene que buscar un equilibro con las extracciones de agua subterránea.

Asimismo, ha señalado que, debido al crecimiento de la población y los picos de flujo que se registran habitualmente durante el verano, las masas subterráneas de algunas zonas de Baleares, especialmente las más turísticas, están sobreexplotadas, como es el caso de la Playa de Palma y Alcúdia.

Por su parte, el catedrático de la UIB ha coincidido en que la sobreexplotación de los acuíferos es una de las problemáticas actuales de Baleares, pues puede provocar salinización y puede tener una repercusión en los torrentes, que están "muy vinculados" a esta fuente hídrica.

García también ha lamentado que hay un problema "claro" de gestión y ha subrayado la importancia de tener en cuenta el consumo de los residentes frente al de los turistas. Según una estimación hecha por la UIB, los primeros consumieron en 2018 el 82,1 por ciento del agua, mientras que los turistas anotaron el 17,9 por ciento.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento