Giro en el crimen de Susqueda: hallan la libreta del testigo clave del caso, que murió en 2019

Los dos jóvenes asesinados en el pantano de Susqueda.
Los dos jóvenes asesinados en el pantano de Susqueda.
Mossos

El crimen de Susqueda, que investiga el asesinato de Marc Hernández, de 23 años, y Paula Mas, de 21, ha dado un vuelco tras el hallazgo de una libreta que pertenece a un testigo clave en el caso, y que falleció en 2019.

Se trata de Bartomeu Soler, un hombre que llevaba viviendo como un ermitaño desde hacía años en una barraca de madera construida por él mismo en el pantano en el que desaparecieron Marc y Paula el 24 de agosto de 2017. Tras un mes de búsqueda, los cuerpos de los jóvenes fueron hallados en el pantano con indicios de arma blanca. Ambos habían muerto a tiros. 

Según la investigación del caso, Soler se encontraba pescando en la zona donde ocurrió el asesinato. Sin embargo, a finales de 2019, el principal testigo fue hallado muerto junto a su casa.

El Punt Avui ha tenido acceso a la libreta en la que Soler apuntaba las matrículas y las marcas de los vehículos que circulaban por la zona, y cuyas notas guardaba en su cabaña.

Además, en algunos casos Soler también complementaba esas anotaciones con otros datos como el nombre del conductor o la frase "no fiarse".

Del total de 30 matrículas anotadas, tres se corresponden con el modelo Land Rover Defender, el mismo que aparecía en las grabaciones de las cámaras de seguridad cuando los jóvenes fueron vistos por última vez.

Sin embargo, ninguna de esas matrículas coincide con la del Land Rover que conducía Jordi Magentí cuando iba a pescar al pantano. Magentí fue el principal sospechoso del doble crimen y llegó a pasar nueve meses en prisión. Finalmente quedó en libertad provisional, si bien la investigación continúa abierta.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento