El presidente de Paraguay reconoce que tuvo un hijo cuando todavía era obispo

  • El miércoles pasado se presentó contra Fernando Lugo una demanda judicial de filiación. El niño fue concebido cuando era obispo.
  • La madre, Viviana Carrillo, vive en la región más pobre del país, donde Lugo ejerció como obispo emérito de la diócesis de San Pedro.
  • Lugo dejó la Iglesia y se convirtió en presidente de Paraguay en 2008.
Fernando Lugo (d) mantuvo una relación con Viviana Carrillo (i) hace dos año.
Fernando Lugo (d) mantuvo una relación con Viviana Carrillo (i) hace dos año.
AGENCIAS

El presidente de Paraguay, Fernando Lugo, ha reconocido públicamente la paternidad de un niño de casi dos años, después de que el miércoles pasado se presentara contra él una demanda judicial de filiación. El niño fue concebido cuando Lugo todavía era obispo ya que renunció a los hábitos en diciembre de 2006 para alcanzar la presidencia del país, algo que logró el año pasado.

Ante ello asumo todas las responsabilidades que pudieran derivar de tal hecho

"Es cierto que hubo una relación con Viviana Carrillo (la madre del niño)", afirmó Lugo reconociendo la paternidad del niño en un mensaje a los ciudadanos en el que aseguró que "ante ello asumo todas las responsabilidades que pudieran derivar de tal hecho".

Los abogados Claudio Costinchok y Walter Acosta presentaron el día 8 de este mes en un juzgado de Encarnación, en el sur del país, una demanda de filiación firmada por Viviana Carrillo, de 26 años, quien, sin embargo, posteriormente los desautorizó. La mujer entregó una nota a periodistas ante su casa en la localidad de Fernando de la Mora, aledaña a Asunción, en la que desmintió "categóricamente haber firmado una demanda de filiación contra el señor presidente de la República".

Lugo, quien se mantuvo en silencio durante la Semana Santa y no apareció en ningún acto religioso, argumentó este lunes que "como paraguayo, como presidente de la República, como cristiano y laico no he querido apresurarme a dar respuesta durante este consagrado tiempo".

"Ante mi conciencia..."

Durante esta jornada decidió hacerlo "aquí y ahora ante mi pueblo, ante mi conciencia, en homenaje a toda la gente que ha depositado su confianza en mi persona, con la más absoluta honestidad, transparencia y sentido del deber".

Lugo, de 58 años, renunció al ministerio sacerdotal en diciembre de 2006. En ese momento, era obispo emérito de la diócesis de San Pedro, en el centro del país y la región más pobre, de donde es oriunda la madre del niño. El Vaticano, que en enero del 2007 suspendió a Lugo "a divinis" por dedicarse a la política, le concedió su vuelta al estado laico el 20 de julio del 2008, dos semanas antes de que asumiese la Presidencia de Paraguay.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento