Más de la mitad de afrodescendientes no se sienten reconocidos como españoles por su color de piel

  • El Ministerio de Igualdad elabora el primer informe público sobre la población negra y africana en España.
  • El estudio se presenta con motivo este domingo del Día Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial.
Manifestantes en la Puerta del Sol durante la concentración convocada en Madrid contra el racismo.
Manifestantes en la Puerta del Sol durante una concentración contra el racismo.
EFE

"A pesar de haber nacido y vivido en España, todas las situaciones discriminatorias que me ha tocado soportar han hecho que me sienta diferente". "Desde pequeña, y a pesar de que todos saben que soy española, siempre me han tratado como si fuera del país de origen de mis padres". "España no quiere reconocer al negro como español. Cada día esta sociedad me recuerda que no pertenezco a ella". Así es como se sienten, vistos como foráneos, más de la mitad (53%) de los afrodescendientes y de los africanos con nacionalidad española (52%), una falta de reconocimiento que viene motivada por su color de piel. 

Esos son solo algunos de los testimonios que se recogen en Aproximación a la población africana y afrodescendiente en España: identidad y acceso a derechos, el primer estudio público que se realiza sobre este grupo social, donde el 78% se ha sentido discriminado por sus rasgos. El informe, impulsado por el Ministerio de Igualdad a través de su Dirección General para la Igualdad de Trato y Diversidad Étnico Racial, ha sido presentado con motivo este domingo Día Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial. 

"Para empezar a combatir la discriminación estructural que sufrimos africanos y afrodescendientes en España necesitamos información. Tenemos que superar entre todos el lenguaje que continuamente extranjeriza a parte de nuestra sociedad para cambiarlo por un lenguaje que asuma la diversidad que ha habido siempre en nuestro país", afirma la directora general Rita Bosaho. "El estudio quiere destacar la importancia de cambiar la imagen colectiva que se tiene de la población de origen africano y afrodescendiente y contribuir a su normalización. Se precisa que se destaquen sus aportaciones a la sociedad española en todas las actividades y se demanda mayor presencia en los medios y en todas las instituciones", agrega la catedrática Mª Ángeles Cea, autora de esta investigación junto a Miguel Vallés. 

El informe pretende visibilizar a personas negras que también son españolas. De hecho, el 47% de los 1.369 encuestados -todos ellos a partir de 16 años- ha nacido en España y el 71% tiene la nacionalidad. Acompañado de la participación de 42 asociaciones afro, el trabajo de campo se llevó a cabo entre el 29 de octubre y el 13 de noviembre. Los autores reconocen que al haberse realizado a través de cuestionarios online autocumplimentados, que solo se facilitaron en español por limitaciones de tiempo, "quedan excluidas las personas más vulnerable", aquellas con dificultades para acceder a internet y para entender bien las preguntas, pero a su vez esto "ha permitido descubrir a la población menos visible"

Trabajo y vivienda

De esta forma, con el 78% de los entrevistados entre 16 y 41 años, la muestra presenta un nivel educativo medio-alto. La mitad cuenta con estudios universitarios e incluso el 16% ha cursado un posgrado o doctorado. Sin embargo, "pese a su elevado nivel de formación, llama la atención su ubicación en los peldaños laborales de baja (24%) y media cualificación (44%)", señala el documento. 

"España no quiere reconocer al negro como español. Cada día esta sociedad me recuerda que no pertenezco a ella"

El laboral se sitúa así como uno de los ámbitos en los que más discriminadas se sienten estas personas, unido al de la vivienda. Casi la totalidad comparten que tienen menos oportunidades en el acceso a un puesto de responsabilidad (95%), a un trabajo (94%) y a una casa (91%). El 47% de los 1.150 encuestados que reside en un piso en alquiler o propiedad se ha sentido marginado. El 56% arguye que ha sido por ser negros. "A los prejuicios consolidados en su contra se unen los mayores obstáculos burocráticos a las que tienen que hacer frente cuando suman su condición de inmigrantes", cita el documento. "Piensan que no tienes financiación y pasas a estar en desigualdad de oportunidades y de trato", han contado algunos de ellos.

Respecto al trato policial, el 49% ha sido detenido alguna vez, en la mayoría de los casos para pedirles la documentación. Esto les lleva a considerar que existe discriminación también en este terreno y el 85% cree que se les trata peor que a otros ciudadanos.

"Combatir la infradenuncia"

En ese contexto, el estudio también pone de manifiesto que pese a las situaciones de ese tipo, solo el 10% de quienes sufren alguna experiencia discriminatoria lo denuncia. La gran mayoría no lo hace porque están convencidos de que no sirve de nada y de que existe una tendencia a normalizar esos hechos. La satisfacción que sienten cuando dan el paso suele ser baja principalmente porque no se consideran atendidas como deberían.

Desde Igualdad aseguran que su objetivo es "combatir la infradenuncia" y recuerdan la existencia del teléfono 900 20 30 41, un servicio de atención a víctimas de racismo "no muy conocido por la sociedad". "La gente no confía en las instituciones y es una línea en la que tenemos muy claro que hay que trabajar más", admiten. 

"Extensión de los discursos racistas"

Lejos de pensar que las discriminaciones contra africanos y afrodescendientes se han reducido, los representantes de entidades que defienden a estas personas opinan que se han incrementado en los últimos años y plantean que a ello ha contribuido la "extensión de los discursos racistas y xenófobos en los medios de comunicación y la política", junto con el "racismo institucional que ven en la Ley de Extranjería. Las organizaciones remarcan que es una norma que pone "trabas" y que "su aplicación genera categoría de ciudadanía en situación administrativa irregular con supresión directa o indirecta de derechos fundamentales", por lo que reclaman un cambio legislativo. 

"A pesar de que todos saben que soy española, siempre me han tratado como si fuera del país de origen de mis padres"

En contra de lo que se preveía, ni siquiera el asesinato de George Floyd ha despertado la esperada filia hacia ellos pese a las multitudinarias manifestaciones de repulsa que hubo en diferentes países, incluido España. "El 90% cree que no ha habido ningún cambio" después de la muerte del ciudadano afroamericano, a quien un policía le presionó con la rodilla el cuello contra el suelo durante casi nueve minutos hasta que falleció.  

El informe apunta que al hecho de que la situación no mejore también contribuyen "la falta de políticas públicas y de reparación contra el racismo y el colonialismo", la actual "crisis económica consecuente a la pandemia del coronavirus" o la "falta de educación ciudadana contra la discriminación". Por todo eso este colectivo reclama medidas positivas para trabajar en la igualdad de derechos, una educación más inclusiva o que se desmonten los mensajes racistas. En definitiva hablar en positivo de ellos y visibilizar lo positivo de la integración.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento