Bal: el azote de los independentistas y de los futbolistas defraudadores que aspira a evitar la debacle de Cs en Madrid

El portavoz adjunto de Ciudadanos en el Congreso, Edmundo Bal.
El portavoz adjunto de Ciudadanos en el Congreso, Edmundo Bal.
Europa Press

Tras una larga carrera como abogado del Estado Edmundo Bal (Huelva, 1967) dio el salto a la política en 2019 fichando por Ciudadanos. Llegaba entonces a un partido naranja en una situación diametralmente opuesta a la actual.

Estaba liderado por un exitoso Albert Rivera, que soñaba con superar al Partido Popular en las elecciones de abril y convertirse en el líder del centroderecha español y quizás en el presidente del Gobierno.

Bal llegaba con el aval de su papel en el juicio del procés, donde su línea dura, defendiendo que se mantuviera la acusación de rebelión contra los líderes independentistas en contra de rebajarla a sedición, le acabó costando el puesto en la Abogacía del Estado.

Antes del juicio sobre el 1-O, Bal estuvo 16 años dirigiendo la acción jurídica del Gobierno en causas como la de los Pujol y Gürtel, juicio en cuyo alegato final pidió una sentencia "ejemplar", la misma que luego hizo caer al Gobierno de Mariano Rajoy.

Tampoco mostró flaquezas a la hora de impulsar las causas contra famosos futbolistas como Lionel Messi, Cristiano Ronaldo, Radamel Falcao o Ángel Di Maria, que acabaron aceptando los cargos de evasión fiscal que se les imputaban.

En 2017, el jugador del Barcelona Gerard Piqué acusó a la Abogacía del Estado de orquestar una campaña contra su compañero Messi y Bal salió en defensa de la institución negando que, en su trabajo, siguiera directrices del presidente del Real Madrid, Florentino Pérez: “Yo soy del Hacienda Fútbol Club”.

Del soñado sorpasso a evitar la debacle

La política en España cambia a un ritmo vertiginoso y Ciudadanos es el mejor ejemplo. En aquel abril de 2019, los naranjas no consiguieron superar al Partido Popular y tampoco quisieron pactar con el PSOE de Pedro Sánchez.

La decisión de Rivera acabó dejando una sangría de votos en las urnas en la repetición electoral de noviembre y también acabó costando la cabeza del hombre que había fichado a Bal.

El ex abogado se alineó fielmente con la nueva líder del partido, Inés Arrimadas, a la que sustituyó como portavoz en el Congreso durante su baja de maternidad, marcando su perfil moderado y acompañando al partido en su giro hacia el centro.

Esa nueva ruta tomada por Arrimadas se encontró con la semana horribilis para Ciudadanos iniciada con la fracasada moción de censura en Murcia y la salida del Gobierno madrileño.

Ahora, ante la perspectiva de una posible desaparición del partido de la asamblea regional, Bal llega como una jugada desesperada de Arrimadas a tratar de salvar los muebles y sin aclarar a cuál de los dos bloques dará su apoyo de lograr entrar en la cámara en una posición decisiva. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento