Grupos de tributo
De izquierda a derecha, Smoking Stones, Gansos Rosas, The Pink Tones y Los Escarabajos. 20MINUTOS.ES

Los que la semana pasada se quedaron con las ganas de ver el concierto de AC/DC en Madrid tenían un suculento plan B. La sala Heineken, un local del centro de la capital con capacidad para 800 personas, aprovechó el tirón de la visita de Angus Young y compañía para programar el concierto de los barceloneses The Bon Scott Band, un grupo de tributo que reproduce fielmente el repertorio de los australianos. Más cercano. Más íntimo. Y mucho más barato.

"Tocan de lujo, consiguen el sonido exacto de los AC/DC originales y además le añaden un toque de humor entre canción y canción. Es toda una experiencia y una gozada escuchar así todos los hits de la banda", apunta Carlos, uno de los que acudieron al concierto de The Bon Scott Band.

Tocan de lujo, consiguen el sonido exacto y ponen un toque de humor"

El objetivo es, ante todo, pasarlo bien sobre el escenario. Pero crear una banda de tributo se ha convertido en una posibilidad a tener en cuenta para los músicos experimentados. "Montamos esta banda porque todos veníamos de grupos de hard-rock que no habían acabado de funcionar", cuenta Kike, de Gansos Rosas, banda de tributo a Guns N' Roses.

"Empezamos sin muchas pretensiones, guiados por nuestro amor a sus canciones, pero enseguida empezó a funcionar de manera sorprendente. Al primer concierto vinieron 400 personas, ahora estamos tocando con un caché muy interesante, e incluso nos ha salido la posibilidad de hacer una gira por Suramérica", cuenta.

Dos son las razones del auge de un fenómeno como éste. "Además del aliciente económico para los grupos, el público ya no se lo toma como una coña", asegura Kike. "Saben que van a ver a una banda de músicos profesionales, que el concierto va a sonar de puta madre y que a cambio se pide un precio asequible", apunta.

El público ya no se lo toma como una coña"

Un negocio rentable

Miquel Rañe es uno de los grandes pioneros de un negocio que "ahora está de moda", según él mismo reconoce. Su empresa, Tinglados Management, ubicada en Torredembarra (Tarragona), lleva funcionando desde 1985. Pero no fue hasta 1999 cuando decidió concentrar todos sus esfuerzos en este tipo de espectáculos.

"Aquel año intuimos un cambio importante en los gustos de los espectadores de conciertos de rock, pues salas y pequeños directos se vaciaban progresivamente, mientras que los grandes conciertos aglutinaban más y más gente. Analizado el mercado, nos decidimos por la idea de crear un banco de grupos clónicos. Algunos ya existían, otros se crearon por expresa idea nuestra. Actualmente contamos con un total de 130 personas que han escogido ser músicos profesionales", cuenta.

La oferta es tan variada como los propios gustos musicales del público. En la web de Tinglados, www.gruposclonicos.com, se pueden encontrar bandas de tributo a Queen, Rolling Stones, U2, ABBA, Bruce Springsteen, The Blues Brothers o Dire Straits, entre muchos otros.

La oferta es tan variada como los propios gustos musicales del público

Hoy en día, ver un concierto de algunos de ellos sería
completamente imposible. La demanda de los grupos de tributo procede en un 60% de ayuntamientos, que apuestan sobre seguro para sus fiestas patronales. El restante 40% de las solicitudes se distribuye a partes iguales entre los eventos de empresa y las salas de conciertos.

"Al día nos llegan unas 15 propuestas de grupos locales que quieren unirse a nosotros. Pero no todo vale. Hace falta mucho ensayo y dedicación íntegra", afirma Miquel. "No se trata de hacer versiones, sino de reproducir el universo del grupo a la perfección: sonido, luces, vestuario...".

No se trata de hacer versiones, sino de reproducir el universo del grupo a la perfección"

Y es que, según Miquel, "no es lo mismo una banda de tributo que un grupo clónico. En estos últimos, el refinamiento es tal que incluso en directo el sonido puede confundirse con el original".

Diversión garantizada

Las salas también se han dado cuenta de las posibilidades del fenómeno. En Madrid, la sala Live! programa todos los jueves sus Noches de tributo, en las que todo tipo de bandas se emplean a fondo para satisfacer a la audiencia. En Gruta 77, un domingo al mes se dedica al mismo fin.

Ver a un grupo de tributo nunca será lo mismo que ver al original. Pero con la profesionalidad que alcanzan algunas propuestas, la diversión está totalmente garantizada.

  • Smoking Stones. Como los Rolling, pero más jóvenes

    Ver un concierto de los barceloneses, con doce años de carrera a sus espaldas y más de 500 conciertos, es lo más parecido a ver en acción a Jagger y compañía. Han editado dos CD. El último es una colección de canciones de los Rolling en castellano.

  • The Pink Tones. Recordando a los míticos Pink Floyd

    Los madrileños son unos de los más reputados grupos de tributo. Su espectáculo reproduce al milímetro los majestuosos conciertos de la inolvidable banda inglesa.

  • Los Escarabajos. La versión sevillana de los Beatles

    Fundados en Sevilla en 1993, fueron elegidos para representar a España en la célebre Beatle Week de Liverpool.

  • Gansos Rosas. Los Guns N' Roses de Madrid

    Gamberros, épicos, excesivos... Los madrileños Gansos Rosas reproducen fielmente el repertorio de la legendaria banda de Los Ángeles.


Y los más solicitados son...

Ni U2, ni Dire Straits ni los Rolling Stones. El grupo más solicitado y con un caché más elevado de la web de Tinglados Management, son Tribut Abba, una banda que rinde tributo a la formación sueca más internacional.

¿La razón? "El éxito y la promoción del musical Mamma Mía", según el responsable de la empresa, Miquel Rañe. Tribut Abba recrea sobre el escenario algunos de los éxitos más memorables del grupo con su singular puesta en escena y música en directo.

El top 5 de los más solicitados lo completan Momo (tributo a Queen), The Blues Brothers Show, Spirits in the Night (tributo a Bruce Springsteen), y Abbey Road, que toca canciones de los Beatles