Alejandro Sanz vende su mansión de Miami por más de 8 millones de euros y pone en orden sus asuntos financieros

  • La lujosa vivienda se vendió a un magnate estadounidense en el mes de noviembre.
  • El cantante decidió confiar a un Consejo de Administración los temas legales de sus sociedades.
El cantante Alejandro Sanz.
El cantante Alejandro Sanz.
GTRES

La trayectoria de Alejandro Sanz lo ha convertido en uno de los cantantes más queridos y respetados del panorama internacional. Con más de 25 millones de discos vendidos, el madrileño es, además, el artista que atesora un mayor número de premios Grammy en sus estanterías, un total de 29. 

Su vida profesional, como la de otros muchos músicos, permanece en stand by desde que estalló la pandemia de la Covid-19. Pero su vida personal no se ha detenido y, por fin, tras una etapa como protagonista de la prensa rosa, parece haber llegado la luz.

El cantante se ha trasladado, definitivamente, a Madrid, donde le ha acompañado su familia. Según ha confirmado Vanitatis, el cantante se habría deshecho de la mansión que poseía en Miami, que adquirió en 2011 por casi 4 millones de dólares (más de 3,3 millones de euros). El artista puso en venta la propiedad en enero de 2020 por un total de 18 millones de dólares (15 millones de euros), una cifra que después bajó a 12,9 millones de dólares (11,54 millones de euros). A este precio se vendía la casa hasta que, en agosto, las inmobiliarias de la zona dejasen de comercializar el inmueble: "Ya no se vende, está fuera del mercado".

Sin embargo, todo apuntaba a que, en ese momento, Sanz podría estar en negociaciones con David Grutman, un magnate de la zona que, finalmente, ha sido quien ha adquirido la propiedad a través de una de sus sociedades. El precio final, según la información municipal, se cerró en 10,2 millones de dólares (8,6 millones de euros). Una cantidad que no está nada mal para una vivienda que cuenta con seis dormitorios, cinco baños, más de 3.000 metros cuadrados con orientación a la bahía, muelle propio, cancha de tenis, piscina e, incluso, un patio de inspiración mediterránea.

Según los medios de Miami, el empresario y el cantante habrían firmado un precontrato a principios de 2020, pero la pandemia supuso que tardasen en cerrar el trato y la firma no se llevó a cabo hasta noviembre. Lo que no está claro es para qué habría comprado Grutman la casa, cuyo negocio se basa en los clubes nocturnos, los restaurantes de lujo y la música electrónica. Según los arquitectos, la idea sería echarlo todo abajo y reemplazarlo por una mansión de estilo tropical distribuida en dos pisos.

Esta, sin embargo, no sería la primera remodelación a fondo que sufre el inmueble. Según la información municipal, la vivienda fue construida en 1933 y, desde entonces, se ha sometido a reformas. Hasta ahora, la propietaria de la casa era una mercantil, Gazul Producciones S.L.U., la sociedad de cabecera de los negocios de Alejandro Sanz.

La compañía fue constituida por el artista en enero de 1998 y su misión es vehicular todo lo relacionado con las actividades musicales de Sanz. Su sede se encuentra en Madrid y de ella cuelgan otras sociedades vinculadas al cantante tanto en España como en Estados Unidos. La matriz de Gazul Producciones es la entidad Alkazul S.L., constituida en 1991 y cuya actividad principal es el alquiler de locales industriales.

La ruptura de Sanz con Raquel Perera supuso que el cantante cambiase de asesores y, entonces, comenzó a poner orden en todo este entramado. Alkazul S.L., como sucede con muchos artistas en sus comienzos, estaba administrada por el propio Alejandro, por sus padres y su hermano. Pero con el paso del tiempo esto ha dejado de ser así. El pasado mes de agosto, la sociedad pasó a tener un Consejo de Administración profesional en el que figuran nombres tan destacados como el de Juan Arrizabalaga Azurmendi, nuevo presidente, apoderado y consejero de la sociedad. Junto a él se encuentran también un especialista en banca privada y un abogado.

Respecto a Gazul Producciones, el cantante decidió contar con la ayuda de una abogada que, desde finales de 2019, se encarga de llevar los asuntos legales de ambas entidades y que, además, es la secretaria del citado consejo.

Alejandro Sanz decidió, hace un año, prescindir de los servicios de su anterior asesor tras comprobar que el estado de sus finanzas no era el mejor. Fue entonces cuando optó por confiar en Óscar García Blesa, un conocido ejecutivo de la música que se ha hecho cargo de profesionalizar sus asuntos y de anular los problemas legales que amenazaban al cantante. Por una parte, el pleito millonario con su antigua representante, Rosa Lagarrigue, se zanjó con un acuerdo privado. Y por otra, una deuda millonaria cuya garantía era la mansión de Miami y que ahora también ha desaparecido.

Aunque Gazul llevaba tres años sin presentar cuentas, su último informe, publicado en febrero de 2020, mostraba la calidad de la gestión. Así, los nuevos gestores del patrimonio del cantante se han empleado a fondo para sanear sus finanzas, vendiendo propiedades y solucionando lo más urgente.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento