La plantación masiva de casi 1.300 árboles en València comenzará a partir de noviembre

La plantación de arbolado incluirá la vegetalización de los alcorques.
La plantación de arbolado incluirá la vegetalización de los alcorques.
20MINUTOS

La plantación de 1.294 árboles en 13 distritos de la ciudad de València comenzará previsiblemente a partir del mes de noviembre, coincidiendo con la llegada del frío, que es la época indicada para ello, y se extenderá hasta marzo del año 2022. Como adelantó hace un mes 20minutos, el proyecto Una València més verda II, surgido de los presupuestos participativos Decidim VLC 2019/2020, supondrá una inversión de un millón de euros y complementará la primera edición, que culminó en enero de 2020 con la reposición de 3.258 árboles con una inversión de dos millones de euros.

El vicealcalde y concejal de Ecología Urbana, Sergi Campillo, ha detallado este lunes tanto los plazos como la extensión geográfica de esta iniciativa, que se centrará en aquellos distritos y barrios que se quedaron fuera de la primera fase. El proyecto, ya redactado, se tiene que aprobar en la Junta de Gobierno Local para posteriormente salir a licitación y ser adjudicado.

La idea que persigue es acabar con los alcorques vacíos que todavía pueblan numerosas calles y plazas de València y que actualmente rondan los 3.000. La falta de árboles se debe a varios motivos, pero la principal suele ser la muerte del ejemplar o su retirada por riesgo de caída o fractura. 

En este sentido, la demanda de arbolado es una reivindicación vecinal constante que ha quedado patente en dos ediciones de Decidim VLC. Entre los dos proyectos aprobados suman 3 millones de euros de inversión y más de 4.500 árboles.

Distritos

De los 13 distritos a los que beneficiará la plantación masiva, ocho se encuentran en la zona norte y cinco en la sur (tomando como eje divisor el Jardín del Turia). En el lote norte, donde se plantarán 646 árboles, se incluyen los distritos de Campanar, Poblats Marítims, Camins al Grau, Algirós, Benimaclet, Rascanya, Benicalap y Pobles del Nord, mientras que en la zona sur, con 648 ejemplares arbóreos, se incluirán los distritos de Patraix, Jesús, Quatre Carreres y Pobles del Sud. Se priorizarán aquellos barrios con más falta de árboles, entre los que destaca el pueblo de Cases de Bàrcena, que no tiene ni un solo ejemplar en su demarcación.

En cuanto a las actuaciones de la plantación, en 437 alcorques se ampliará su superficie (pasarán de 1x1 metros a 2x1), 804 seguirán sin ampliar, 53 alcorques serán nuevos y se anularán 166 por su cercanía a las fachadas o por su ubicación desaconsejada para el arbolado. Además, se ampliará la red de riego en 218. En total, se plantarán los 1.294 árboles indicados.

Especies

La plantación incluirá nuevas especies adaptadas a la exposición solar y se priorizará la de aquellas autóctonas relacionadas con el bosque mediterráneo. No obstante, también habrá jardinería ornamental, pero adaptada al clima mediterráneo, ha especificado Campillo. En este sentido, las nuevas especies darán un toque de color en primavera con su floración, se evitará la presencia de frutos que ensucien las calles y también habrá palmeras.

Beneficios medioambientales

La plantación de árboles tiene efectos beneficiosos para la calidad ambiental de la vida urbana. Su presencia ayuda a combatir el efecto de calor que produce el pavimento, proporciona sombra durante los días calurosos (que en València son muchos), absorben CO2, lo que ayuda a luchar contra la contaminación y, además, son un refugio para la fauna urbana. "Cuantos más árboles, más calidad de vida", ha afirmado Campillo. La implementación del plan supondrá una reducción de los niveles de CO2 en la ciudad de 37.526 kilos al año.

Vegetación en los alcorques

La nueva plantación seguirá el modelo de los últimos años que favorece el crecimiento de vegetación y flora en los alcorques. En el momento de la plantación, se deja caer una mezcla de semillas silvestres para favorecer la biodiversidad y el colorido al llegar la primavera. De hecho, el arbolado de las aceras ha sufrido una transformación en cuanto a su gestión medioambiental con el abandono del uso de herbicidas. El Ayuntamiento justifica esta medida por razones de salud pública y de preservación del medio ambiente, "al no generar emisiones nocivas a la atmósfera y evitar filtraciones tóxicas al suelo".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento