Metallica en el Salón de la fama
Los integrantes de Metallica, incluido Newsted, en la ceremonia introductoria del Salón de la Fama. EFE

Lars Ulrich, batería de Metallica, ha explicado a la revista especializada The Plain Dealer por qué los de San Francisco no han querido que Dave Mustaine (guitarrista, compositor, y vocalista de la banda de thrash metal, Megadeth que también estuvo en la banda) subiera con ellos al escenario en el ingreso del grupo en el Salón de la Fama del Rock and Roll, ceremonia que se llevó a cabo la noche del sábado. Sí ha estado Jason Newsted.

La banda tocó para la ocasión -que dio la oportunidad de cerrar algunas heridas aún abiertas en la historia del grupo- un popurrí de sus mejores canciones. Dos de los bajistas del grupo, Jason Newsted (éste ya no está después de salir en enero de 2001, de mala manera, del grupo) y Robert Trujillo, improvisaron juntos.

El cantante James Hetfield y el baterista Ulrich se abrazaron en el escenario, y luego de dar discursos, ambos agradecieron a sus fans que siguieron a la banda durante sus momentos alegres y tristes, que incluyen la muerte de su primer bajista, Cliff Burton, en 1986. "Soñad en grande y atreveros a fallar", dijo Hetfield a la audiencia. "Los desafío a hacer eso, porque esto [el éxito de Metallica] es una prueba de que es posible que los sueños se hagan realidad", agregó.

En los últimos años, la ceremonia para la incursión en el Salón de la Fama había sido realizada en Nueva York, pero se trasladó a Cleveland para la cita del 2009.

Metallica comenzó a tocar en la década de 1980 y dejó su marca con álbumes como Master of Puppets de 1986 y Metallica de 1991, que resultó ser un éxito rotundo. El grupo de heavy metal fue sólo una de las muchas bandas y artistas a los que el museo del rock rindió tributo el sábado.