Comienza la instalación de los primeros vagones del nuevo funicular del Tibidabo

  • Se han colocado esta mañana en su emplazamiento con ayuda de una grúa de 220 toneladas. 
Montaje del primer vagón del nuevo funicular del Tibidabo de Barcelona, la Cuca de Llum.
Montaje del primer vagón del nuevo funicular del Tibidabo de Barcelona, la Cuca de Llum.
MIQUEL TAVERNA

El nuevo funicular del Tibidabo comienza a tomar forma. Este jueves se ha iniciado el montaje del primer vagón que tendrá la infraestructura, que se conocerá como la Cuca de Llum, y que será una más de las atracciones del Tibidabo de Barcelona y la primera a la que se subirán los visitantes, facilitándoles la entrada al parque. Se prevé que esté lista en unos dos  meses.

Técnicos municipales han estado trabajando esta mañana en la colocación del vagón con la ayuda de una grúa de 220 toneladas (el peso de cada uno de los coches es de 15 toneladas vacío). Ha llegado desde Francia, concretamente, desde la fábrica Sigma del Grupo Leitner, ubicada en Veyrins (Alvèrnia-Roine-Alps). El próximo 18 de marzo está previsto que se repita la operación, con la llegada de un segundo vagón procedente de esta misma empresa. 

El vagón se ha colocado en su emplazamiento tapado por una lona, porque no se quiere desvelar por el momento su diseño, obra del artista Josep Miàs. Las obras del nuevo funicular arrancaron con la retirada de los vagones antiguos y de las vías y las catenarias para dar paso a los nuevos vehículos. 

Los vagones, de un diseño innovador, liberarán espacio interior respecto a los antiguos, por lo que la Cuca de Llum aumentará el total de viajeros que transporte a 252 por trayecto. 

Además, será más rápida, y reducirá la duración del viaje en tres minutos (en lugar de los siete minutos anteriores). Los grandes ventanales permitirán una vista panorámica de todo el recorrido y el viaje se amenizará con contenidos educativos sobre la biodiversidad de la montaña de Collserola disponibles desde pantallas y tablets ubicadas en el interior de los vagones.

Colocación de los primeros vagones del nuevo funicular del Tibidabo de Barcelona, este jueves.
Colocación de los primeros vagones del nuevo funicular del Tibidabo de Barcelona, este jueves.
MIQUEL TAVERNA

Las dos estaciones del funicular se tendrán que adaptar a las características de la Cuca de Llum y también se verá afectado, dentro de los trabajos de renovación, el puente que pasa por encima de las vías. El funicular salva un desnivel de 272 metros para acceder al parque de atracciones. La estación inferior se encuentra a 221 metros sobre el nivel del mar y la superior a 500.

Mientras la Cuca de Llum no entra en servicio, se podrán usar para subir al parque del Tibidabo los diversos Tibibusos.

El jefe de mantenimiento del Tibidabo, Joan Manel Esquius, ha explicado este jueves que el cambio de modelo supone pasar de una velocidad de cuatro metros por segundo a 10 metros por segundo, y de un aforo de 120 a 252 personas. También ha concretado que incorpora otras mejoras, como el acceso para personas con movilidad reducida o elementos de seguridad nuevos, por ejemplo, las puertas del andén. 

Más de un siglo de historia del primer funicular de España 

El antiguo funicular del Tibidabo se inauguró en octubre de 1901 y se convirtió en la primera gran atracción del parque. Era el primer funicular de toda España y con los años se convirtió en todo un icono no solo del Tibidabo, sino también de la ciudad de Barcelona.

En sus más de 100 años de vida sufrió varias modificaciones y rehabilitaciones. Una de las más destacadas fue en 1958, cuando las carrocerías de madera se sustituyeron por carrocerías metálicas.

El trayecto del funicular esrade 1.130 metros. En sus últimos 25 años de existencia, periodo del que se tienen datos registrados, transportó a más de siete millones de visitantes y recorrió más de 21.500 kilómetros, el equivalente a subir 2.440 veces el Everest, según los responsables de la infraestructura.

Un coste de 18 millones de euros

Según informó el Ayuntamiento de Barcelona cuando anunció la Cuca de Llum, ponerla en marcha costará 18 millones de euros. Inicialmente estaba previsto inaugurar el nuevo funicular en agosto del 2020, pero el confinamiento y las restricciones por la pandemia retrasaron los trabajos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento