España, el 14 de marzo de 2020: estrenamos estado de alarma contra la covid y una nueva forma de vivir

Pedro Sánchez declara el estado de alarma.
Pedro Sánchez declara el estado de alarma.
EFE

Este domingo se cumple un año desde que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, compareciera a última hora de la tarde del 14 de marzo de 2020 para confirmar que el Consejo de Ministros, tras una reunión de más de siete horas, había aprobado el Real Decreto de la declaración del estado de alarma en todo el territorio español para contener la pandemia del coronavirus. 18 millones de ciudadanos siguieron pegados a la televisión el anuncio de las severas medidas de restricción a la movilidad de las personas y a la actividad económica, salvo en casos de fuerza mayor y servicios esenciales, que se aplicarían a partir del siguiente lunes 16 de marzo de 2020 y para los siguientes 15 días. Con la idea (equivocada) de que era algo temporal, ese día estrenamos una nueva forma de vivir impuesta por el virus.

Sánchez admitía que el impacto económico que provocaría la declaración del estado de alarma sería "grande" y que "mucha gente" iba a verse "damnificada", al tiempo que argumentaba las drásticas decisiones en la defensa de "lo más importante, que es la salud pública". Por su parte, su socio de Gobierno y vicepresidente, Pablo Iglesias, aseguró "nuevas medidas sociales para apoyar a las familias y a la gente trabajadora" para que nadie quedara atrás, comparando esta crisis con la de 2008.

El Consejo General del Poder Judicial acordó en sesión extraordinaria "la suspensión en todo el territorio nacional" de las actuaciones judiciales programadas y de los plazos procesales, el transporte público de viajeros en el interior del país por carretera, ferroviario, aéreo y marítimo se redujo al menos un 50% -a excepción del servicio de Cercanías y del resto de transportes de competencia autonómica y municipal, es decir, Metro y autobuses urbanos e interurbanos-, y se cerraron los establecimientos de hostelería y restauración, como ya habían hecho Italia y Bélgica (Francia, Reino Unido y Alemania los bares y restaurantes seguían abiertos).

Las calles se vaciaron al mismo tiempo que los estantes de los supermercados. Ya los ayuntamientos insistían en evitar los desplazamientos y pidieron a los desplazados in extremis a sus segundas residencias guardar cuarentena para no propagar el virus. Los municipios costeros cerraron sus playas para evitar que los vecinos y los visitantes de otras comunidades pudieran acceder a ellas. Además, Sevilla, Murcia y Castilla y León suspendieron las procesiones de Semana Santa.

Aquel sábado, Sánchez anunció la primera de las que luego se convirtieron en tradicionales -la cita de cada sábado- videconferencias con los presidentes autonómicos, que no recibieron por igual el Real Decreto: mientras que el presidente de Extremadura reclamó "unidad de acción" para evitar "diecisiete escenarios de decisiones", el Govern catalán acusó al Ejecutivo nacional de haber reaccionado "tarde y mal" y le advertía de que no permitiría "invadir" competencias autonómicas. En la misma línea se pronunció el Gobierno vasco, que consideró que "sería un 155" si el Ejecutivo central se atribuía "todas" las competencias autonómicas en materia de seguridad y salud.

Positivo de la esposa de Sánchez

Respecto a los datos, los positivos por coronavirus en España ya sumaban 5.753 casos, lo que suponía un aumento en 1.519 respecto al día anterior, y los fallecidos se elevan a 136, 15 más en las últimas 24 horas. La incidencia era hace un año de 12,23 casos por 100.000 habitantes, si bien la capacidad de detección entonces era muy deficiente. Actualmente se superan los 3,1 millones de casos y las 71.700 muertes. 

Uno de los nuevos contagios fue precisamente el de la esposa del presidente del Gobierno, Begoña Gómez. En cuarentena estaba Pablo Iglesias, por el positivo de Irene Montero, pero sin embargo asistió presencialmente al Consejo de Ministros convocado para decretar el estado de alarma.

Casos covid a 14 de marzo de 2020 en España.
Casos covid a 14 de marzo de 2020 en España.
DSN

En clave internacional

La Organización Mundial de la Salud (OMS) registraba hace justo un año 143.247 casos confirmados de coronavirus en todo el mundo (9.769 nuevos casos en las anteriores 24 horas). De ellos, casi 7.000 se registraron en una docena de países de Europa, que ya había desplazado a China como centro de la epidemia. En China apenas hubo 18 casos, según el reporte diario de la OMS. Los fallecidos por covid-19 en el mundo eran 5.407 y de estos decesos 438 habían ocurrido en el día anterior. 

Los países que entonces encabezaban el triste ranking de muertes eran China (3.194), Italia (1.268), Irán (514), España (136), Francia (79), Corea del Sur (72) y Estados Unidos (47).

El primer ministro francés, Édouard Philippe, ordenó aquel sábado el cierre de todos los establecimientos abiertos al público "no indispensables" y el Gobierno de Reino Unido defendía una estrategia paulatina contra el coronavirus con ausencia de medidas drásticas similares a las de otros países, como la prohibición de eventos y el cierre de escuelas. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento