Prisión para un agente de la Guardia Urbana por maltratar a un detenido en comisaría al grito de '¡te reviento!'

  • La víctima, una persona racializada, grabó un audio con el móvil durante la agresión.
  • Irídia lamenta que ninguno de los agentes presentes en la escena denunciara los hechos.
Un agente de la Guardia Urbana de Barcelona.
Un agente de la Guardia Urbana de Barcelona.
GUARDIA URBANA DE BARCELONA - Archivo
Audio que la víctima grabó durante la agresión.
GUB

Un agente de la Guardia Urbana de Barcelona ha sido condenado a seis meses de prisión y dos años de inhabilitación por golpear a un detenido en comisaría. También tendrá que pagar 3.000 euros de indemnización. La condena se basa en una grabación de audio de los hechos que hizo el detenido con el móvil. 

Los hechos tuvieron lugar hacia las 5.20 horas del 30 de junio de 2016 en la calle Unió de Barcelona, cuando se produjo un incidente de tráfico entre el agente de la Urbana, que conducía su vehículo particular cuando iba hacia la comisaría de la Rambla, y la víctima, que iba en bicicleta. Los dos protagonizaron un enfrentamiento en la calle y agentes de la Guardia Urbana llevaron al ciclista a comisaría. Una vez allí, el agente golpeó al hombre en la sala de espera.

La sección novena de la Audiencia de Barcelona considera probados los hechos y condena al policía por un delito contra la integridad moral menos grave. El Centro de Defensa de Derechos Humanos Irídia ha lamentado que se absuelva al agente del delito de lesiones que solicitaban tanto esta entidad como la acusación particular y la fiscalía. 

La entidad ve la sentencia como una noticia positiva y necesaria, pero "limitada", dado que reclamaba una pena por un delito de lesiones, ya que las médicas forenses constataron que el hombre tenía estrés postraumático. También reclamaba un delito de integridad moral grave, que va de los dos a los cuatro años de prisión.

En el audio que la víctima grabó durante la agresión, se puede escuchar como el agente dice al hombre "esto lo pagará tú" y "tre reviento", entre otros comentarios.

Cultura policial del silencio

Irídia lamenta también que ninguno de los agentes declarantes y presentes en la escena han denunciado los hechos "ni explicado la verdad". "Esto demuestra que se tiene que avanzar mucho para modificar la cultura policial del silencio corporativo por una posición corporativa de denuncia de aquellos y aquellos agentes que hagan malas prácticas o incluso actos delictivos", ha afirmado. Por eso, la entidad reclama una revisión profunda de los mecanismos internos y externos de control, evaluación, investigación y sanción de los cuerpos policiales.

Por otro lado, considera "intolerable" que no hayan aparecido las imágenes de la grabación de la comisaría en el procedimiento. Irídia reclama que estas imágenes, también las de los vehículos de traslado, no se borren durante seis meses, según ha explicado el abogado de la organización, Andrés García Berrio.

Problema de racismo

Irídia ha explicado que la víctima era una persona racializada y ha alertado de que el 43% de los casos de litigio que representa de violencia institucional han sido cometidos contra personas inmigrantes o racializadas. Para la organización, esto demuestra que hay un problema de racismo en el seno de los cuerpos policiales.

Con todo, Irídia ha afirmado que la sentencia es un ejercicio de reparación para la persona afectada, pero especialmente una gran noticia para evitar que se repitan actuaciones similares en el futuro.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento