Ibai Llanos: "Mi padre ha llegado a quedarse sin comer y cuando me mudé fue la peor época de mi vida"

Jordi Évole, entrevistando a Ibai Llanos.
Jordi Évole, entrevistando a Ibai Llanos.
LASEXTA

El streamer Ibai Llanos fue entrevistado este domingo en la cadena de televisión La Sexta por el periodista Jordi Évole y en este espacio llamado Lo de Évole, ha confesado algunos de los secretos de su vida privada antes de alcanzar la fama y el éxito.

Así, el narrador bilbaíno explicó cómo la crisis de 2008 golpeó a su familia: "La situación económica en mi casa era muy buena, vivíamos muy bien", comenzó diciendo, pero la cosa cambió: "La crisis de 2008 pegó muy duro. A mi padre le quitaron del turno de noche, mi madre se quedó sin trabajo y no volvió a trabajar nunca más", añadió.

"Mi padre tenía muchas deudas. Recuerdo que llamaban de Cofidis. Le embargaron la mitad de su sueldo. Empezó a haber muchos problemas económicos en mi casa. Mi padre ha llegado a estar sin comer algún día", confesó el joven streamer ante Jordi Évole.

Por eso, Ibai se considera ahorrador: "Ahorro mucho, mira cómo voy vestido, soy un desgraciado. La ropa cara, aparte de que no me llama la atención, no me cabe. Estoy muy gordo. No tengo carné y casas y pisos no tengo. Me gasto dinero en cenar bien, y ahora no se puede hacer. Eso sí que me encanta", dijo.

Sobre esa afición, contó una jugosa anécdota: "Fui al restaurante de Arzak, iba con pantalones cortos y me echaron", confesó entre risas. "Puse en Google ‘Comer restaurante barcelona caro’. Fui, había seis personas en la entrada. Había reservado. Voy allí con unas pintas... recién levantado, barba, pantalón corto. Y me dicen: 'Por el dress code no puede entrar", relató.

"Me fui a comprar un pantalón. En el centro de Barcelona. Negro largo. No me cabía ninguno. Di con uno que me cabía, pero valía 800 euros. Pensé en comprármelo, pero por mis cojones no me lo compré. Acabamos en un kebab. Me dolió. Me enteré por primera vez en mi vida que un restaurante tiene dress code", finalizó.

"La peor época de mi vida"

También habló Ibai sobre sus problemas mentales cuando dejó Bilbao para establecerse en Barcelona. "No estudié ninguna carrera, porque cuando tenía que decidir qué tenía que hacer me llegó la oferta para venirme a Barcelona", dijo. La oferta era con un salario de 1.000 euros.

"Lo pasé muy mal con la mudanza. Fue la peor época de mi vida. Empiezo a notar que se me duermen piernas, se me duermen los brazos, me mareo. No sabía que era ansiedad o un ataque de pánico. Llamaba a mi padre para preguntarle por qué no podía caminar, por qué me daba miedo salir a la calle o quedarme en casa", dijo.

"Me volví loco buscando en Google, me metí en Forocoches. Busqué en Google 'experiencias ataques de pánico'", añadió. Ibai cree que todo aquello le vino por "el paso de venirme a BCN y tener una imagen pública", aunque admite que hubo otros factores, como el "piso de mierda" al que se trasladó, o una intervención de los Mossos d'Esquadra bajo su casa al poco de llegar.

Principios

Ibai también contó que no cede su imagen a cualquiera. "Rechacé a un banco cuando era muy joven. Era mucho dinero, me tuve que pensar mucho. Era un banco muy joven, pero era una campaña muy fuerte, ser su imagen durante 6 meses. Una colaboración tan fuerte con un banco me da respeto. Es que luego es fácil que desahucien a siete personas", dijo.

"Siempre he rechazado casas de apuestas, que pagan mucho. Hace unos años me di cuenta de que metieron siete anuncios de casas de apuestas en el descanso de un partido. Y pusieron muchas casas de apuestas en mi barrio. Esas cosas no me molan", dijo.

En este punto, Ibai contó otra experiencia familiar: "El tío de mi abuelo se enganchó al juego. Apostaba en pelota mano. Y fue adicto a la ruleta. Se acabó suicidando", explicó.

Cuánto cobra

Uno de los temas más recurrentes sobre Ibai Llanos es cuanto dinero gana. Hace un tiempo se publicó que ingresaba 1,4 millones de euros al año, pero según él, era falso: "No creo que llegue al millón de euros", dijo.

No obstante, algunas cuentas sí que apuntan tan alto. Explicó que tiene 40.000 suscriptores ("he tenido más") en Twitch. Cada uno de ellos paga unos 5 euros al mes. Ibai, por estar en el top 3 con más suscriptores, se lleva el 70%. Calcula que unos 3 dólares por suscriptor. Jordi Évole hizo las cuentas: "120.000 dólares al mes".

Pese a ello, descarta irse a Andorra. "A nivel económico, te sale muy rentable irte a Andorra. Pueden estar dos o tres semanas atizándome, que yo la audiencia la voy a tener igual. Les ha ido incluso mejor. Irte a Andorra no es tan determinante para que dejen de seguirte. Hay debate, pero en gente más mayor. Si me fuera ganaría más pasta y me saldría rentable por mucha tormenta de mierda", admite.

Pero no lo hace: "Si tú tienes mucho puedes contribuir más. Hay gente que es humilde que defiende lo de que se vayan a Andorra. 'Ibai, te roban y no te das cuenta', me dicen. Pero si tu padre es camarero y tu madre limpia baños", expresó.

"También me dicen: 'Me gustaría verte con ese dinero'. Lo tengo". Pero no se ufana: "Tampoco me mola el hecho de estar sacando pecho, de que la gente te aplauda, 'es un héroe'. Pago lo que me corresponde en el país donde vivo", sentenció.

Su físico

Sobre su aspecto físico, Ibai Llanos dice: "No me afectan los comentarios sobre mi físico. Sé que estoy gordo. Cuando empecé a currar estaba gordito. Cuando has engordado un poco pero intentas aparentar que no, molesta. A nadie le gusta que le llamen gordo, ahora me lo tomo con humor. Me lo han llamado 60.000 veces. Me afecta un 1% de lo que me afectaba antes", dice. Eso sí, admite que "estoy buscando un cambio de físico por mi salud". 

Un futuro alternativo

Preguntado por qué haría si todo lo suyo se acabara, Ibai dice: "Si lo dejase absolutamente todo me gustaría vivir en un pueblo de Euskadi con pocos habitantes y montarme mi propio negocio tranquilo, una panadería, una floristería. Algo tranquilo y algo de pueblo".

Mensaje a los padres

Jordi Évole le preguntó a Ibai qué haría si pudiera hablar con los padres de sus seguidores: "Le pediría que se quedase para que conozca los gustos de sus hijos, es una buena oportunidad, por 20 minutos o media hora saca alguna conclusión positiva, no va a perder el tiempo", dijo.

Pero también hizo una confesión: "Si yo fuese un padre con un hijo de 17 años y me viese a mí mismo en la tele, probablemente me criticaría. 'Este tío es bobo, quién se cree", dijo entre risas.

Y acerca de los padres que ven cómo sus hijos pasan la mayor parte de las horas del día delante de una pantalla, Ibai dice: "Si tu hijo o hija solo hace eso sin hacer nada más, intentaría hablar con mi hijo para comprender por qué está delante del ordenador. Muchos chavales ven streamings como vía de escape para sus problemas: les hacen bullying, no tiene amigos, están estresados… igual en el ordenador tienen a sus amigos online".

Y le da miedo ser un modelo: "Me da muchísimo miedo, no quiero que la gente sea como yo. A mí todo me ha salido muy bien, pero me da miedo que los chavales tengan como objetivo ser streamers. Esto no es normal que ocurra. Animo a los chavales a que hagan directo, pero que prioricen sus estudios, aunque después sea una mierda, pero es el camino más fácil. Hay que probar e intentarlo con algo seguro. Hasta que no tenía un curro seguro no me mudé a Barcelona", reveló.

Mensajes de Pedro Sánchez y Salvador Illa

Évole recordó que en Nochebuena y Nochevieja Pedro Sánchez y Salvador Illa citaron en Twitter a Ibai para agradecerle sus mensajes. El streamer confesó que sospechó en ese momento que los políticos lo hicieron asesorados, aunque Évole contactó con Illa y el exministro de Sanidad lo desmintió.

Su día a día

Sobre su día a día, Ibai Llanos explicó: "Tengo un buen horario, pero normalmente hago directos de 19:00 a 00:00, de 20:00 a 00:00, entonces para mí no es muy rentable levantarme a las 7 si tengo que tener energía a la 1 ó a las doce".

Actualmente vive con sus amigos en una casa en la que residió en delantero camerunés Samuel Eto'o cuando jugaba en el Barça: "La casa es alquilada. Debe costar en torno a 14.000 o 15.000 euros", explicó.

Precisamente antes de hablar con Ibai, Jordi Évole habló con Javier, el padre del joven: "Antes me conocían por mi nombre y ahora soy el padre de Ibai", reconoció Javier, que sigue trabajando pese al éxito de su vástago. "Me ha ofrecido comprarme un coche, pero mientras me pase la ITV, bien. No sé ni el dinero que tiene. Me preocupa más que esté bien él que el otro tema", sentenció.

Anonimato y mujer en el mundo 'gamer'

Preguntado acerca de por qué hay tanta toxicidad en las redes sociales, Ibai dijo: "Hay tanta toxicidad por el anonimato. En Twitter o en Twitch. Te lleva a decir lo que nunca dirías. Lo usan como pozo donde la gente se desahoga en cuanto a su frustración".

Sobre la escasa presencia de mujeres o chicas en el mundo gamer, Ibai reflexionó: "Hay pocas chicas, es una realidad. Es una comunidad con la que hay que tener cuidado. Hay mucho garrulo suelto. Hay que tener reparo, pero en los últimos años a nivel de actitud de la gente que juega ha habido un cambio a favor. El cambio brutal es que hay muchas más chicas desde hace años".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento