Persecución por GPS, robo, marihuana y un rescate por lesión... la rocambolesca historia del ladrón en una azotea

  • Durante la persecución a pie por las calles de Granada, el individuo se cayó en varias ocasiones provocándose lesiones
  • Mientras perseguían al ladrón, los agentes se toparon con 82 plantas de cannabis en una casa
Dispositivo de bomberos de Motril (Granada), en imagen de archivo
Dispositivo de bomberos de Motril (Granada), en imagen de archivo
EUROPA PRESS/BOMBEROSMOTRIL/ARCHIVO

El cuerpo de bomberos ha rescatado este viernes a un hombre que se había refugiado en la azotea de una casa de Granada, tras una larga persecución entre el individuo y la Policía Local, debida al robo de una furgoneta, informa el diario Ideal.

Todo comenzó cuanto el varón llevó a cabo el robo de la furgoneta de una empresa en el barrio granadino de Camino de Ronda. A partir del aviso a las autoridades, estas, junto a la entidad víctima del hurto, comenzaron a realizar un seguimiento de la misma, guiado por el GPS que portaba el automóvil.

Más tarde, una patrulla la policía local encontró al vehículo, solicitándole al conductor que parase. Sin embargo, el autor de los hechos hizo caso omiso de la advertencia y embistió al coche de los agentes, atropellando a distintos transeúntes.

Minutos más tarde, se bajó del auto y comenzó una persecución a pie por las calles de la barriada del distrito norte. Durante la misma, el individuo se encaramó al tejado y de ahí fue saltando por distintas azoteas de casas de la zona. Sin embargo, este se cayó en diversas ocasiones y acabó lesionándose. 

Finalmente, fue localizado escondido detrás de una lavadora de la azotea de una casa cerrada, propiedad del banco. Una vez hallado, fue detenido, pero su salida del domicilio tuvo que ser a manos de un camión provisto de autoescalera, facilitado por el cuerpo de bomberos.

Las lesiones que presentaba el ladrón obligaron a las autoridades a trasladarlo al Hospital de Neurotraumatología. Posteriormente fue entregado a Policía Nacional, que se ha hecho cargo de la investigación y próximamente lo pasará a disposición judicial.

Dos delitos en uno

La historia no termina aquí, puesto que mientras la Policía subía a la azotea a detener al sospechoso, tuvieron que entrar en una vivienda en la que encontraron 82 plantas de cannabis, equivalente a dos kilos. Eso sí, los inquilinos de la vivienda culparon al detenido.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento