Cruce de ataques entre Comunidades por su postura de cerrar o abrir en Semana Santa

Varias terrazas de bares en el centro de Madrid.
Varias terrazas de bares en el centro de Madrid.
JORGE PARÍS

El Ministerio de Sanidad y las Comunidades Autónomas se han dado una semana más de plazo, hasta el próximo miércoles, para consensuar propuestas sobre la movilidad durante la Semana Santa y encontrar una respuesta conjunta en todo el territorio que evite una cuarta ola de la pandemia, que ha causado ya más de 70.000 muertos en España.

La Comunidad de Madrid aboga "a priori" por no cerrar sus fronteras esta Semana Santa para "mover" la economía, mientras la mayoría de las autonomías llaman a la "prudencia" y defienden limitar los movimientos entre regiones para evitar una cuarta ola de la pandemia. 

La Comisión de Salud Pública hará sus propuestas sobre el plan de Semana Santa este jueves, según avanzó la ministra de Sanidad, Carolina Darias, que quiso dejar claro este mensaje: "Nuestro objetivo sigue siendo salvar vidas, no salvar semanas".

Frente común a favor de cerrar

Varias comunidades autónomas apuestan por limitar la movilidad entre distintos territorios en Semana Santa y algunas como la Comunidad Valenciana ya se han puesto en contacto con las regiones limítrofes (Baleares, Aragón, Murcia, Castilla-La Mancha y Cataluña) para buscar ese frente común.

El president de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, valoró la "posición bastante razonable" de "prudencia" que está demostrando la "inmensa mayoría" de las comunidades autónomas ante la próxima Semana Santa y, por contra, comparó a Madrid con un coche que va "en otra dirección"

"Creo que la inmensa mayoría de las comunidades autónomas tiene una posición bastante razonable y es la prudencia. Cuando tú ves que todos los coches van una dirección y hay uno que va en la otra dirección, parece que no se equivocarán los que van en la dirección correcta", señaló este miércoles.

Por otro lado, Castilla-La Mancha pidió expresamente a Madrid que se cierre perimetralmente para evitar las salidas de ciudadanos de zonas con una incidencia más alta a otras comunidades. 

El Gobierno de Castilla-La Mancha se mostró a favor de tomar medidas a nivel nacional de cara a la Semana Santa y dijo que mantener el cierre perimetral durante marzo y abril, incluida la Semana Santa, le parece una "medida muy buena" porque "permite que la movilidad sea menor", de forma que si se mantiene una movilidad escasa, se puede mantener la incidencia a la baja.

Extremadura, por su parte, es partidaria de controlar la movilidad de todas las autonomías de cara a la Semana Santa para evitar que los desplazamientos vuelvan a disparar los contagios. Así lo expresó este miércoles su consejero de Sanidad, José María Vergeles, que plantea también la posibilidad de realizar cribados masivos a todos los ciudadanos que lo deseen en los días previos y posteriores a la festividad.

El Gobierno de Murcia tampoco es partidario de levantar el cierre perimetral regional en Semana Santa y desde Castilla y León se ha "reclamado, rogado y exigido" al Gobierno de España que lidere una "posición de país" ante la desescalada para la Semana Santa, para que luego cada comunidad se pueda adaptar en función de su situación epidemiológica y hospitalaria, y no ha querido entrar en la postura de Madrid favorable a la apertura perimetral de esa Comunidad en Semana Santa.

Madrid y Canarias, contrarias a cerrar

La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso (PP), no es partidaria "a priori" de cerrar la región en Semana Santa, ya que "abrir o cerrar una comunidad a estas alturas no soluciona nada".

Además, considera positivo que los ciudadanos puedan ir a sus segundas residencias o que turistas de otros puntos de España u otros países vengan a los museos de la región o a "mover" la economía madrileña a través de los comercios y restaurantes, mientras se cumplan "en todo momento" las recomendaciones sanitarias. Por otro lado, el vicepresidente regional, Ignacio Aguado (Cs), se mostró partidario de que las personas vacunadas puedan moverse libremente por el territorio nacional en Semana Santa.

Además de Madrid, Canarias también tiene intención de permanecer abierta. El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, señaló este miércoles que la evolución favorable de la pandemia en las islas no requiere un cierre perimetral del archipiélago aunque sí se adoptarán medidas preventivas como se hizo en navidades y en las pasadas fiestas de carnaval. 

Autonomías del norte, a favor de una postura común

pero hay otras como País Vasco, Asturias, Cantabria y La Rioja, que abogan también por limitar la movilidad y fijar una postura común en la reunión de esta tarde del Consejo Interterritorial de Salud.

El presidente de Asturias, Adrián Barbón, ya anunció hace un mes, y se ha ratificado en varias ocasiones desde entonces, que en esta comunidad mantendrá el cierre perimetral y no permitirá los viajes que no estén justificados durante la Semana Santa para no caer en los errores de las pasadas navidades y evitar así una "cuarta ola brutal".

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, defendió una postura común en todo el territorio nacional, toda vez que es una cuestión que "afecta a todos", mientras que su consejero de Sanidad, Miguel Rodríguez, reconoció que no es partidario de que se levante el cierre perimetral y que su departamento está en contacto con comunidades del norte, que están de acuerdo en no abrir.

El Gobierno vasco, "hoy por hoy" no se muestra favorable a la movilidad entre comunidades autónomas en Semana Santa, según avanzó este miércoles el vicelehendakari primero, Josu Erkoreka. Se espera que este viernes el País Vasco analice la posibilidad de levantar el cierre perimetral de los municipios, pero no se esperan más medidas de flexibilización.

El criterio del Gobierno de Navarra es de "prudencia a la hora de tomar medidas", según el vicepresidente el Ejecutivo Foral, Javier Remírez, quien señaló que antes de atender otras cuestiones es preciso consolidar la evolución de la pandemia y avanzar en la vacunación. Lo que pretenden es "actuar con el consenso si no unánime, mayoritario de las comunidades autónomas, al menos de las limítrofes".

La presidenta del Gobierno riojano, Concha Andreu, anunció este miércoles que no se levantará el cierre perimetral de La Rioja durante la próxima Semana Santa porque la "preocupación" principal de su Ejecutivo es "evitar un repunte de los contagios".

Por su parte, el Ejecutivo gallego cree que es aún pronto para concretar las medidas que habrá que adoptar en Semana Santa en Galicia para contener la expansión del coronavirus, aunque ha dicho que estudiarán el documento planteado por el Ministerio de Sanidad. De momento la Xunta no tiene previsto levantar el cierre perimetral ni modificar el toque de queda, que se mantiene entre las 22.00 y las 06.00 horas.

Cataluña aún no tomado partido sobre si mantener o no el cierre perimetral autonómico y apuesta por esperar un poco más para "planificar" las restricciones por Semana Santa, si bien todo apunta a que ya el próximo lunes permitirá ampliar los horarios de apertura de bares y restaurantes, actividades extraescolares y de ocio e incluso competiciones deportivas de base.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento