Garzón mantiene al jamón y el queso dentro del semáforo nutricional Nutriscore pese a la presión del sector

  • Consumo rechaza presionar para excluir estos productos pese a que pueden ser señalados como poco saludables.
  • Por el contrario, el ministerio ha alcanzado un preacuerdo en Europa para sacar al aceite de oliva por sus propiedades.
Asaja califica de "ataque" la valoración que se da al jamón en 'Nutri-Score'
Jamón ibérico de Los Pedroches
EUROPA PRESS

El Gobierno seguirá adelante con sus planes para implantar a lo largo de este año en el etiquetado de los productos envasados el semáforo nutricional Nutriscore. Y fuentes del Ministerio de Consumo confirman que no tienen intención de excluir del mismo a sectores que así lo han exigido porque sus productos recibirían una mala calificación en este índice, como el jamón ibérico o el queso.

El ministerio que lidera AlbertoGarzón, insisten estas fuentes, no va a ceder a las "presiones" y "campañas beligerantes" que se han puesto en marcha desde ciertas patronales contra el sistema de etiquetado. No obstante, Consumo recuerda que, al menos en un principio, el uso de Nutriscore será voluntario, por lo que cualquier sector puede no unirse si lo considera oportuno.

El sistema, elaborado por la Universidad de Oxford y que se aplica ya en cuatro países de la UE, ha sido polémico en los últimos meses porque su algoritmo –que castiga componentes como las grasas, los azúcares o la sal– penaliza productos como los fiambres mientras bonifica otros como los refrescos sin azúcar. Tras las críticas, el Gobierno presionó y consiguió que se modificara el algoritmo para mejorar la calificación del aceite de oliva, y hace unas semanas Consumo confirmó un preacuerdo para que el producto sea excluido del sistema dado que entiende que su calificación –una C, siendo la A la mejor y la Ela peor– no hace justicia a sus propiedades.

Tras esta decisión, las patronales del cerdo ibérico y el queso –Asici y Anfaque, respectivamente– han pedido también la exclusión. Pero Consumo se niega alegando que esos productos (que se calificarían con una D o una E, en función del artículo concreto), pese a ser importantes en la gastronomía española, son ricos en grasas o sal y no pueden demostrar suficientes propiedades positivas para la salud que compensen sus defectos, como sí ocurre en el caso del aceite de oliva.

Podría ser obligatorio a largo plazo

En cualquier caso, el jamón o el queso envasados no tendrán que llevar el etiquetado Nutriscore si no quieren, al menos en primera instancia. Los planes de Consumo pasan por aprobar la regulación del semáforo nutricional este año para que lo apliquen las empresas que quieran de manera voluntaria, aunque fuentes del Ministerio advierten de que la Comisión Europea –que tiene las competencias– estudia proponer en 2022 que sea obligatorio en toda la UE.

No obstante, las empresas que decidan aplicar Nutriscore desde que sea aprobado en España tendrán que incluir el índice en todos sus productos, a diferencia de lo que ocurre actualmente, ya que la ausencia de regulación ha provocado que ciertas marcas lo incluyan solo en sus productos que obtienen buena nota.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento