1.081 vidas segadas por asesinatos de violencia de género desde el año 2003

Cartel contra la Violencia de Género
Cartel contra la Violencia de Género.
EUROPA PRESS

Irina, Isabel, Aurora, María Isabel, Teresa Asunción, Agustina de los Ángeles, Rocío, Gregoria... Así, uno por uno, resonaron la semana pasada en el Congreso los nombres de todas las asesinadas por sus parejas o exparejas desde 2003, año en el que comenzó el registro oficial. Así, uno por uno, se humanizó una cifra que se sitúa a día de hoy en las 1.081, a la espera de que se determine si el apuñalamiento este martes de una mujer en la localidad madrileña de Torrejón de Ardoz fue un crimen de violencia de género.

Con esa iniciativa, los diputados de PSOE, Unidas Podemos, ERC, JxCAT, PDeCAT, CUP, PNV, EH Bildu, Más País, Compromís y BNG quisieron expresar su rechazo a una proposición de ley de Vox sobre "violencia intrafamiliar". PP y Cs no se sumaron a la lectura, pero sí aplaudieron las intervenciones e igualmente rechazaron la propuesta del partido de Santiago Abascal. "Frente a quienes intentan negar la realidad, desde nuestro grupo decimos alto y claro que la violencia machista sí tiene género", arrancó la diputada de UP Mar García Puig.

En estas casi dos décadas, el año más dramático ha sido 2008, con 77 víctimas. En el otro extremo, el ejercicio con la cifra más baja fue precisamente 2020. El año de la pandemia se cerró con 45 fallecidas pero ese descenso no es en ningún caso motivo de satisfacción. "Nuestra interpretación es que se ha incrementado la violencia de control", señaló la delegada del Gobierno contra la Violencia de Género, Victoria Rosell, cuando presentó el balance.

Rosell remarcó que las medidas de encierro domiciliario pusieron "a la mujer y a sus hijos e hijas disponibles para el agresor las 24 horas del día", dándose una violencia que no asesina pero que tiene un impacto devastador sobre la salud mental y también sobre la física, porque no significa el cese de las palizas. "El confinamiento incrementa la sensación de control del agresor y por eso no aumentan necesariamente los asesinatos pero sí otras formas de violencia menos visibles para la sociedad", incidió la ministra de Igualdad, Irene Montero, en una entrevista con 20minutos.

El incremento de las denuncias por malos tratos avala esa circunstancia. 2020 se colocó como el tercer año con más llamadas pertinentes recibidas en el 016. Las 78.954 registradas supusieron 10.240 más que en 2019, siendo abril, con 8.692, el mes con mayor actividad. Las consultas online también se dispararon, en su caso un 232,57%. Abril fue nuevamente el mes con el número más alto (295), pero desde marzo en ningún momento bajaron de las 80.

Para ayudar a prevenir, controlar y minimizar las consecuencias en las vidas de muchas víctimas de violencia de género tras decretarse el estado de alarma, Igualdad impulsó un Plan de Contingencia, extensible a la explotación sexual. Como parte de ese plan, se aprobó declarar como esenciales todos los servicios de asistencia integral y por primera vez se sumó al 016 un método de atención más silencioso a través de Whatsapp, mecanismos que Montero se muestra dispuesta a mantener dado que la crisis sanitaria aún provoca situaciones anómalas.

"Siempre que hay un asesinato, siempre que sigue existiendo un caso de violencia machista tenemos que hacer autocrítica. Nuestro objetivo es no llegar tarde para ninguna mujer, y mientras no lo estemos consiguiendo nos queda mucho trabajo por hacer. Pero Naciones Unidas nos felicitó expresamente por el Plan de Contingencia", señaló Montero a este diario sobre una lacra que también afecta, y mucho, a cientos de menores. Los asesinatos machistas dejaron a unos 800 huérfanos de madre y desde que se empezó a contabilizar en 2013, 37 han perdido la vida en casos de violencia de género contra sus progenitoras. Progenitoras con nombre: Carmen, Elisa, Patricia... 1.081 vidas segadas por el machismo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento