El sector empresarial catalán prepara un gran acto de rechazo a la violencia

Momento del saqueo de una tienda Diesel en Barcelona.
Momento del saqueo de una tienda Diesel en Barcelona.
EFE

El sector empresarial de Cataluña se ha movilizado para organizar el próximo 4 de marzo en Barcelona un gran acto de rechazo de los actos vandálicos registrados en los últimos días en la capital catalana y otras ciudades, y para reclamar que se ponga el foco en la defensa de la actividad económica.

Fuentes conocedoras de los contactos que se han iniciado para poder llevar a cabo este acto han explicado que, aunque todavía no hay nada cerrado, se pretende contar también con el apoyo de entidades sociales y culturales.

El formato del acto no está aún definido, dada la complicación de poner en marcha una iniciativa de este tipo en el actual contexto pandémico, pero se está trabajando para celebrarlo en algún espacio diáfano de Barcelona.

La violencia y los actos vandálicos que se han producido en las calles en los últimos días, a raíz de las protestas contra el encarcelamiento de Pablo Hasel, ha provocado la reacción del mundo económico, preocupados por cómo puede impactar en muchas empresas que ya están sufriendo la crisis de la Covid-19.

Manifiesto

Las patronales catalanas, con Foment y Pimec al frente, asociaciones de comerciantes, de agencias de viajes y gremios como el hotelero, entre más de un centenar de entidades del mundo empresarial y de la sociedad civil, firman un manifiesto en el que exigen a la Generalitat y a los ayuntamientos que pongan fin a la violencia en las calles de Cataluña.

El manifiesto, titulado "Ja n'hi ha prou. Centrem-nos en la recuperació" (Basta ya. Centrémonos en la recuperación), propone además la "inmediata negociación y suscripción de un Pacto de País para la recuperación económica y social de Cataluña", entre fuerzas políticas, administraciones públicas y entidades civiles.

El manifiesto reclama a la Generalitat y a los ayuntamientos que "ejerzan su autoridad democrática y sus responsabilidades sin complejos a fin de recuperar la paz y la convivencia en nuestras calles".

"Ninguna causa justifica actitudes violentas. Para mantener la cohesión social y los puestos de trabajo es imprescindible acabar con la violencia, la mejor aliada para destruir el empleo", asegura el texto.

Los firmantes expresan "su enorme preocupación por los altercados, actos de violencia, destrozos de bienes públicos y privados, y saqueos que se han producido", sobre todo en la capital catalana, más perjudicada por la difusión internacional de las imágenes de lo ocurrido en sus calles.

Así, advierten que se está "perjudicando gravemente la capacidad de Barcelona y de toda Cataluña de atraer turismo de calidad, talento e inversiones", lo que "compromete nuestro futuro colectivo".

Reunión con el Govern

El Govern y los principales representantes del sector económico, comercial y turístico se conjuraron el pasado jueves durante un encuentro en Barcelona para erradicar los actos vandálicos y poner freno a los saqueos en negocios.

A la reunión asistieron los consellers de Interior, Miquel Sàmper, y Empresa y Conocimiento, Ramon Tremosa, la cúpula del cuerpo de Mossos d'Esquadra y representantes de Foment del Treball, Barcelona Oberta, el Gremio de Hoteles de Barcelona y la Asociación Passeig de Gràcia.

Precisamente, estos representantes del mundo económico serían algunos de los que acudirían al acto del 4 de marzo, además de la patronal Pimec, el Cercle de Economía, el Círculo Ecuestre y otros gremios y asociaciones empresariales.

Las trece cámaras de comercio catalanas, bajo el paraguas del Consejo General de Cámaras de Cataluña, han condenado también los actos vandálicos y han instado a evitar el pillaje, al tiempo que han defendido el derecho a la manifestación.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento