Síntomas de una infección de orina: cómo saber cuándo acudir a urgencias

The blue box
Beber agua es fundamental para prevenir las infecciones de orina.
GTRESONLINE

Las infecciones de las vías urinarias, comúnmente conocidas como infecciones de orina, son causadas por determinados microorganismos -como bacterias, virus u hongos- y pueden afectar a cualquier parte del aparato urinario: vejiga, uretra, uréteres o riñones. 

En la mayoría de casos, las infecciones de orina son de origen bacteriano y suelen ocurrir en las vías urinarias inferiores, esto es, la vejiga y la uretra, según los expertos de Mayo Clinic. En estos casos, si se limita a la vejiga, puede ser molesta y dolorosa, pero puede tener complicaciones graves para la salud si se extiende a los riñones. 

De esta manera, como explican en MSD Manuals, las infecciones urinarias pueden dividirse en afecciones del tracto superior que afectan a los riñones, como la pielonefritis, y del tracto inferior, como la cistitis (vejiga), uretritis (uretra) o prostatitis (próstata).

¿Cuáles son los signos de alerta? ¿Cómo identificar una infección?

En determinados casos, las infecciones de las vías urinarias no originan síntomas, pero algunos signos de alarma pueden ser los siguientes:

  • Necesidad constante de orinar.
  • Sensación de ardor o dolor al orinar.
  • Orinar de forma frecuente y en pequeñas cantidades. 
  • Presentar signos de sangre en la orina, un olor fuerte o aspecto turbio. 
  • Dolor pélvico en las mujeres. 

En el caso de que los riñones sean los afectados por una infección, los síntomas se agravan y pueden incluir fiebre, vómitos, escalofríos, dolor en la parte baja de la espalda y náuseas, entre otros.

Ante cualquier síntoma es necesario acudir al médico, sobre todo si se produce fiebre

¿Cuándo hay que consultar al médico?

Resulta esencial acudir al médico ante cualquier síntoma característico de una infección urinaria porque aunque la mayoría de casos no precisan tratamiento hospitalario, si no se trata puede derivar en una complicación grave de salud. Por ello, se debe consultar al médico ante cualquier signo grave o preocupante, como dolor de espalda o del costado, fiebre o vómitos.

En este sentido, según los especialistas de Mayo Clinic, las complicaciones de una infección de orina pueden ser las siguientes: 

  • Infecciones recurrentes.
  • Daño renal permanente provocado por una infección sin tratar. 
  • Estrechamiento de la uretra en hombres con uretritis frecuente. 
  • Riesgo elevado para embarazadas de tener un bebé prematuro o con bajo peso al nacer.
  • Septicemia.

¿Cómo se pueden prevenir?

Los cambios en el estilo de vida pueden contribuir a prevenir algunas infecciones de las vías urinarias. Así, una de las recomendaciones principales es la hidratación y la ingesta de suficiente líquido, especialmente agua. Esto ayudará a "diluir la orina y a garantizar que se orina con mayor frecuencia, lo que permite expulsar las bacterias de las vías urinarias antes de que pueda comenzar la infección", añaden en Mayo Clinic.

Por su parte, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) destacan los siguientes consejos para prevenir infecciones de orina:

  • Orinar después de mantener relaciones sexuales.
  • Mantener una correcta hidratación y orinar de forma frecuente.
  • Minimizar el uso de duchas vaginales, aerosoles o talcos en la zona genital, así como los productos irritantes.
  • Limpiarse desde adelante hacia atrás al orinar.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento