Acampados junto a La Moncloa

  • El director de su oficina bancaria en Barcelona les negó un crédito y les dijo que se lo fueran a pedir a Zapatero.
  • Llegaron andando hasta Madrid y llevan 19 días denunciando su situación económica frente a la sede del Gobierno.
  • Están al borde de la ruina y exigen soluciones.
En la puerta de La Moncloa, Miguel (izquierda), Antonio (centro) y José Manuel (derecha).
En la puerta de La Moncloa, Miguel (izquierda), Antonio (centro) y José Manuel (derecha).
JORGE PARÍS

Antonio y José Manuel acamparon el pasado día 13 de marzo en la mismísima puerta de la sede del Gobierno (La Moncloa) para denunciar la crítica situación económica en la que se encuentran.

Desde entonces viven a escasos 30 metros de la garita de seguridad del palacio, bajo el puente de la carretera de A Coruña, para "denunciar el abuso al que somos sometidos por los bancos desde que perdimos el trabajo y preguntar dónde están las ayudas del Gobierno para los trabajadores que tanto anuncia en la tele", explicaron a 20 minutos.

Pero el camino de estos dos hombres, de no más de 40 años, que aseguran estar "al borde de la ruina", comenzó el pasado 18 de febrero en Piera (Barcelona).

Ese día, Antonio fue a su sucursal del BBVA a solicitar una ayuda anunciada por Zapatero y el director del banco le dijo, "ve a La Moncloa y se la pides tú mismo", asegura. Fue entonces cuando ambos decidieron viajar a pie hasta Madrid e instalarse frente a la sede del Gobierno.

"Tardamos 23 días en hacer los 800 kilómetros, pero recogimos más de 2.000 firmas de apoyo en los pueblos por donde pasamos", dicen.

Tardamos 23 días en hacer los 800 kilómetros, y recogimos más
de 2.000 firmas
de apoyo"

Aseguran que el largo viaje y el tiempo que llevan frente a La Moncloa no les ha costado un euro. "La gente nos trae comida, bebida y de todo. Incluso hay un hombre que se lleva nuestros móviles por la noche y nos los trae cargados por la mañana todos los días", explican.

Pese a que nadie se ha dignado aún a salir de Moncloa, el domingo recibieron una visita inesperada. Miguel Carrillo, un padre en paro de Barbera del Valles (Barcelona), se unía al grupo. Al ver a su familia al borde de la bancarrota también pensó en acampar frente a la residencia del presidente del Gobierno.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento