Aznar, sobre la corrupción en el PP: "Yo pongo la mano en el fuego por mí"

  • El expresidente del Gobierno, entrevistado por Jordi Évole: "Yo no he recibido un sobresueldo nunca".
José María Aznar, entrevistado por Jordi Évole
José María Aznar, entrevistado por Jordi Évole
LASEXTA

El expresidente del Gobierno entre los años 1996 y 2004, José María Aznar, fue entrevistado este domingo por Jordi Évole en su programa de entrevistas de LaSexta. Preguntado por la supuesta corrupción en su partido (PP) y en concreto por si ponía la mano en el fuego por su sucesor, Mariano Rajoy, Aznar respondió: "La pongo por mí".

"Yo no he recibido un sobresueldo nunca", añadió el expresidente Aznar. "A mí lo que me parece es que el PP tiene sus aciertos y sus errores. No está hecho de gente perfecta, sino de seres humanos que no son perfectos, habrá gente que haya hecho cosas bien y mal. Otra cosa es presentar al PP como una organización delictiva. Es inadmisible e inaceptable. Ni la prosperidad ni la democracia ni la estabilidad de España se pueden escribir sin el PP y eso está por encima de todo", dijo.

Sobre la corrupción en el PP, Aznar recuerda que "comparecí cuatro horas en el Congreso, dije todo lo que tenía que decir. En las Cortes contesté a eso. No he conocido semejantes cosas, no lo hubiera aceptado. Me parece inaceptable, los casos que he conocido los he cortado de manera drástica. Extenderlo a toda la organización me parece injusto e inaceptable. Reivindico esa historia que tiene más luces que sombras. No lo conocía. No tengo nada de que avergonzarme. Si lo hubiera conocido lo hubiese corregido", afirmó.

El legado del rey Juan Carlos

Aznar ha pedido este domingo que los "errores lamentables" del rey Juan Carlos no deben "empañar" el legado institucional de quien fuera jefe del Estado y ha defendido que la monarquía es "Constitución, ley, estabilidad y es posibilidad de progreso" por España.

A su juicio, el rey Juan Carlos, "al margen de los episodios" por los que se les investiga, ha sido "decisivo" para "el progreso histórico de España". "Es el recuerdo que quiero mantener. Los errores, en mi opinión, son errores lamentables que no empañan ni eliminan la posibilidad de ensalzar ese legado", ha explicado, y ha destacado también la "relación institucional impecable" que mantuvieron durante su etapa de Gobierno.

Al ser preguntado expresamente qué se le pasó por la cabeza, dado que ha sido inspector de Hacienda, cuando se enteró de que el rey de España no pagaba todos sus impuestos, Aznar ha señalado que, "no es por ser inspector de Hacienda, más bien por ser contribuyente" y ha agregado que "las normas están para cumplirlas" y "hay que respetarlas".

"La ley está para cumplirla. ¿Cómo se rompen la sociedades? Pues deslegitimando las instituciones. Si el que representa a la institución no cree en la institución, ¿por qué van a creer los demás?", se ha preguntado el expresidente del Gobierno.

Preguntado por un hipotético regreso a España del rey Juan Carlos, Aznar ha recordado que es "un ciudadano" que puede regresar "cuando quiera" porque "no está acusado de ningún delito" y en nuestro país "no existe la figura del exilio" como, en su opinión, denuncian algunos representantes políticos.

"No es una cuestión de gusto, puede volver cuando quiera", ha defendido el ex Jefe del Ejecutivo, que ha lamentado que personas ahora "con responsabilidad" no crean "conveniente" que el rey emérito pueda regresar a España. "La monarquía es Constitución, es ley, estabilidad, es la posibilidad de progreso para España", ha recalcado.

En cuanto a política pura y dura, Aznar también se refirió a la fragmentación del espacio político de la derecha en España: "Yo cuando me marché entregué un partido y un espacio electoral totalmente unido, lo que ha pasado después... pregúnteles usted".

Admite Aznar, sobre el PP, que "el momento no es bueno. No es el mejor. Los partidos tienen sus puntos altos y sus puntos bajos".

"No ha pasado ningún día desde 2004 que no haya habido alguien que no me haya pedido que vuelva. Ni un día de ningún año. No le exagero", dijo el expresidente. "Supero algunas tentaciones si han llegado a existir. Mi forma de ayudar es reflexionar", dijo.

Restó también importancia a la marcha del PP de su sede de la calle Génova: "Es una mudanza. Si se quiere cambiar de casa, se cambia de casa". 

La boda de su hija

Évole recordó la asistencia de condenados por corrupción a la boda de su hija, Ana Aznar, en 2002: "Se caería usted de la silla si supiera la cantidad de personas que querían venir a la boda".

"Me siento asombrado de que 20 años después de la boda se siga hablando de ella. Es la primera vez que se casaba la hija de un presidente del Gobierno. Cada uno tiene derecho a organizar la boda como crea oportuno", dijo Aznar, que dijo que Francisco Correa o 'el Bigotes', invitados al evento, no iban de su parte.

Política internacional

Preguntado acerca de su política internacional, Aznar dice: "Con Donald Trump no creo que hubiera tenido la misma relación que con George Bush. Nunca hubiese votado a Trump. Hubiera votado a Biden y a Hillary, sin duda. Me parecen bien algunas políticas (de Trump), pero hay otras cosas por encima de eso", dijo.

Acerca de la participación de España en la guerra de Irak, Aznar reflexionó: "Yo defendí una posición política en torno a esa crisis. España no participó en esa guerra, pero me llama la atención de que me llamen mucho por la guerra en la que no participamos y no me hablen de la guerra en la que participamos. Toda la información que yo tenía iba en la dirección de que Irak tenía armas de destrucción masiva".

También hizo esta reflexión: "España tiene tres pilares: Unión Europea, Estados Unidos y Latinoamérica. Hay que guardarlos bien. Cuando más signifiques en estos pilares, más importante será tu posición".

EL 11-M

Preguntado sobre el 11-M y la supuesta reticencia del Gobierno de entonces de admitir la pista islamista, Aznar declaró: "El Gobierno da toda la información que tiene. Es que ETA seguía siendo la principal sospechosa. Otros policías decían que era una trampa. Al Gobierno de entonces le puede acusar de lo que quiera, menos de no decir la verdad".

"La actuación de Ángel Acebes fue impecable y siempre estaré agradecido a él y a todos, cumplieron su deber de una manera extraordinaria. Esa era la información que tenía. Era información en tiempo real. Los que tienen que dar explicaciones son otras personas que hicieron acusaciones inaceptables", dijo Aznar, que añadió: "Con una masacre de 200 muertos, no siendo candidato, estar en la ecuación de 'si es ETA ganamos', sinceramente, no me pasó. Era la ecuación de otros, pero no la mía".

"Yo recuerdo la voz de una persona en una emisora de radio diciendo 'Aquí delante tengo las fotos de tres terroristas de ETA que han atentado hoy en Madrid'. En esta casa en La Sexta es bien conocido. Fue el director de informativos de la SER entonces", dijo Aznar. Évole recordó que se trataba de Antonio García Ferreras. "Se retransmitió en directo eso", insistió Aznar.

Sobre la autoría intelectual del 11-M, Aznar dijo: "Todos los atentados tienen su planificación. Sobreviví a uno y tuve tres intentos más de asesinato. Eso no lo organizan aficionados. Los que lo hicieron tuvieron una información muy detallada de lo que ocurría en España". 

Terrorismo de ETA

Sobre su lucha contra ETA, Aznar recordó: "¿Cuándo se aprueba el cumplimiento íntegro de penas de los terroristas? En mi mandato. El convertir a la kale borroka en terrorismo se produce en mi mandato. El pacto contra el terrorismo es en mi mandato, la ilegalización de Batasuna en mi mandato. Y demasiadas víctimas se produjeron durante esos años".

Aznar dijo que existe "un intento de convertir en una nota a pie de página el terrorismo en España. No son equivalentes ni moralmente ni legalmente ni políticamente. Esa gran victoria de los españoles. Esa gran victoria tiene que prevalecer". 

La cuestión catalana

Sobre la cuestión catalana, Aznar dijo: "Ojalá se pudiese intentar en España algo parecido al pacto del Majestic. Significaría que las condiciones de normalidad lo permitirían. Fue un pacto muy positivo para España".

"El primer puente de una democracia se llama ley. Si empezamos respetando la ley a lo mejor se pueden hablar de muchas cosas, pero hay una regla en política, quien rompe los platos paga la cuenta. Quien rompe los pactos constitucionales, paga los platos rotos. Lo que es seguro que no se pactó fue la secesión ni el separatismo ni el rompimiento de España. Esto de dar un golpe de estado y que la conclusión sea que pueden andar libremente los golpistas en la calle...", dijo el expresidente.

"No me sentaría a hablar con Oriol Junqueras, ha cometido un delito y debería estar en la cárcel", dijo Aznar, que añadió: "No optaría por el indulto. Los indultos hay que valorarlos en función de los hechos acreditados. Cada indulto es una pieza distinta. No mezclaría las cosas. No me arrepiento de haber dado ningún indulto, pero a los que han dado un golpe de estado los indultaría, rotundamente no".

Abascal y VOX

Aznar rehusó a identificar a Santiago Abascal como ultraderecha: "Prefiero los hechos. No he visto a Abascal llamando a incendiar casas ni a okupar propiedades. Otra cosa distinta es que me guste más o menos lo que dice", dijo, aunque insistió en que "los populismos no me gustam, ni de derechas ni de izquierdas".

Restricciones por el coronavirus

Preguntado acerca de cómo lleva las restricciones por el coronavirus, Aznar respondió: "Con resignación cristiana. No me he metido en ese terreno. Hace falta orden, coherencia. Que hubiese más vacunas, se vacunase más rápido. Que no se confunda a la opinión pública", dijo Aznar.

El expresidente también advirtió: "Cuidado con las restricciones de la libertad. La libertad está bajo riesgo y amenaza. Se declaran estados de alerta, toques de queda. Yo no digo que no haya que hacerlo, digo que afecta a la libertad de las personas. Mucho cuidado".

Su legado

Sobre sus mandatos, Aznar sacó pecho: "Sentía que España vivía unos momentos muy buenos, de influencia muy buenos. Teníamos equilibrio presupuestario, la deuda española estaba más valorada que la alemana, la economía crecía, el país tranquilo y en orden, el pacto antiterrorista funcionaba, funcionaban los pactos autonómicos... Había más España, más Estado, más nación, más país".

"Cuando me muera yo no quiero grandes cosas, quiero ser incinerado y que mis cenizas, si es legal, sean desperdigadas por las tierras de Castilla, por la meseta castellana. Los legados son los hechos, son las personas las que tienen que juzgar", dijo Aznar a modo de despedida.

"Creo en la moderación, en la tolerancia, en la centralidad política, en las formas, la buena educación, la mesura y uno de los grandes conceptos liberales: no he venido a solucionar los grandes problemas del mundo, he venido a intentar que sea mejor", concuyó.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento