El presidente de General Motors presenta su dimisión a petición del Gobierno de Obama

  • La renuncia entra en el trato por el que la compañía automovilística recibirá más apoyo financiero de la Administración.
  • Rick Wagoner lo ha hecho oficial mediante un comunicado.
Rick Wagoner, en la última Feria del Automóvil de Detroit, el pasado mes de enero.
Rick Wagoner, en la última Feria del Automóvil de Detroit, el pasado mes de enero.
Tannen Maury / EFE

El presidente de General Motors, Rick Wagoner, ha presentado su dimisión a petición del Gobierno estadounindense de Barack Obama, y como parte de un acuerdo según el cual la Administración ampliará el apoyo financiero a la empresa fabricante de vehículos, según informaron este domingo varios medios de EE UU.

Me pidieron que me echara a un lado como presidente ejecutivo y eso es lo que he hecho
"El viernes estuve en Washington para una reunión con funcionarios de la Administración. En el curso del encuentro
me pidieron que me echara a un lado como presidente ejecutivo y eso es lo que he hecho", explica Wagoner en un
comunicado difundido de madrugada por la empresa.

Wagoner ha sido el ejecutivo principal de GM, la mayor empresa automovilística del país, desde el año 2000 y ha conducido a la compañía durante uno de sus períodos más difíciles.

En los últimos cuatro años GM ha dado cuenta de pérdidas por 82.000 millones de dólares y estuvo a punto de quedarse sin dinero a fin de 2008 cuando el Tesoro de Estados Unidos le dio 13.400 millones de dólares en préstamos de emergencia.

GM y Chrysler (tercera compañía del sector, que recibió unos 5.000 millones de dólares en préstamos similares), tienen de plazo hasta el 31 de marzo para la presentación de planes de reorganización que faciliten más apoyo financiero del gobierno.

Cambios radicales

En este sentido, se espera que Obama anuncie nuevas ayudas, tanto para GM como para Chrysler, a cambio de exigir fuertes cambios en la estructura, el modelo de negocio y la línea de productos de ambas compañías.

Las dos automovilísticas han presentado ya sus planes de reestructuración, basados sobre todo en una importante reducción de puestos de trabajo, para afrontar la fuerte caída en la demanda registrada por el sector.

Sin embargo, Obama señaló que esos planes no cumplían con las exigencias de su Gobierno y pidió "mayores sacrificios a todas las partes implicadas".

El nuevo plan será el último intento para rescatar las dos empresas que han acumulado decenas de miles de millones de dólares de pérdidas en los dos últimos años y que se encuentran al borde de la bancarrota, lo que arrastraría a decenas de empresas que suministran partes a la industria.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento