El impacto de un año de pandemia en Barcelona: el número de visitantes cae un 78% respecto a 2019

  • Los barrios con un nivel socioeconómico más bajo han sufrido una mayor incidencia de casos por 100.000 habitantes.
  • La caída de las operaciones de compraventa (-28,5%) y de alquiler (-25,3%) contrasta con los altos precios de la vivienda.
La Rambla de Barcelona amanece vacía un día marcado por la festividad de Sant Jordi, que a diferencia de otros años, este no se puede celebrar con normalidad debido a la crisis del Covid-19
La Rambla de Barcelona, vacía en Sant Jordi del año pasado.
David Zorrakino - Europa Press - Archivo

La ciudad de Barcelona ha sufrido el impacto de la pandemia de coronavirus durante 2020 a todos los niveles y muestra de ello son los datos, tanto sanitarios como económicos, que recoge el informe del Estat de la Ciutat presentado por el Ayuntamiento y que se debatirá este viernes en el pleno del Consell Municipal.

Barcelona registró más de 98.600 casos acumulados de Covid-19 hasta finales de enero, con un exceso de mortalidad de 4.500 personas. Los barrios con un nivel socioeconómico más bajo han sufrido un mayor impacto de la pandemia en cuanto a la incidencia por cada 100.000 habitantes, entre ellos, la Marina del Prat Vermell, Trinitat Vella o Vallbona.

Los visitantes no alcanzan los dos millones

El informe también señala que el coronavirus y las restricciones para contenerlo han tenido fuertes consecuencias sobre la economía de la ciudad, que puede finalizar con una reducción del PIB de entre un 10 y un 11%.

Y es que el número de visitantes durante el 2020 ha quedado por debajo de los dos millones, un 78% menos que en 2019, la cifra más baja de los últimos 30 años. El aeropuerto cerró con resultados similares (-75,8%), aunque donde más se ha notado la crisis sanitaria es en el tráfico de cruceros, que no ha llegado a 200.000 pasajeros, un 93,7% menos que el año anterior.

El número de ocupados, a niveles de 2007

En cuanto al mercado laboral, la recuperación de empleo que se venía dando desde finales de 2013, tras la crisis económica, ha quedado interrumpida por el virus. La tasa de paro se situó en el 12,6%, cuatro puntos más que en 2019, y el número de afiliados a la seguridad social ha cerrado el año con casi 1,1 millones de ocupados, una cifra que supone el retorno a niveles similares a los de 2007.

El paro registrado al finalizar el año ha sido de 93.842 personas, un 36% más que a finales del 2019, mientras que la contratación ha disminuido en un 45%. Los puestos de trabajo han sufrido una pérdida del 3,2%, pero en los sectores más afectados por las restricciones, como es el caso de la hostelería, llega al 17%. Este sector representa también el 32% de los ERTE, una situación por la que han pasado 314.672 personas en la ciudad durante el 2020.

Más de 88.000 personas atendidas por los Servicios Sociales

Por otra parte, más de 88.000 personas fueron atendidas por los Servicios Sociales en 2020, un nuevo “máximo histórico” según la comisionada de Acción Social del Ajuntament, Sonia Fuertes. Además, el consistorio puso en marcha nuevos programas, como la Cesta contra la Covid, que movilizó unas 220 toneladas de alimentos destinadas a personas vulnerables durante el confinamiento.

Respecto a la educación, un 27% de los alumnos barceloneses menores de 16 años no pudieron seguir las clases telemáticas durante el confinamiento, una dificultad que ha sido más notable en los hogares de renta baja.

Bajan las operaciones de alquiler y compraventa, pero no el precio

En cuanto a la vivienda, la caída de las operaciones de compraventa (-28,5%) y de alquiler (-25,3%) contrasta con los elevados precios. Y es que, entre enero y septiembre de 2020, el alquiler se situó en una media de 974 euros, un 40% más que seis años atrás. En el mismo periodo de tiempo, el precio medio por metro cuadrado se situó en 4.059 euros en las operaciones de compraventa de vivienda de segunda mano.

Ante esta situación, la demanda de viviendas de protección oficial por parte de las unidades familiares llegó a máximos en junio de 2020, con 44.872 inscripciones, una cifra que se ha ido reduciendo moderadamente hasta las 42.114 que se registraron a finales del año pasado.

La actividad delictiva disminuye un 42%

Según el informe, la actividad delictiva en la ciudad cayó un 42% respecto a 2019. Sin embargo, el 17,7% de los encuestados en la encuesta de Servicios Municipales de 2020 situó la inseguridad como principal problema de la ciudad.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento