Las Artes Escénicas perdieron 28 millones de recaudación y cinco de espectadores

El bailarín y coreógrafo Nacho Duato recibe el Premio Max de Honor 2020, durante la gala de entrega de los XXIII Premios Max de la artes escénicas, en el Teatro Cervantes, en Málaga.
El bailarín y coreógrafo Nacho Duato recibe el Premio Max de Honor 2020.
DANIEL PÉREZ / EFE

Entre 2018-2019 las artes escénicas han perdido 28 millones de euros de recaudación y cinco millones de espectadores, a lo que se suma la perdida de recintos y representaciones, según detalla el segundo estudio del Observatorio de las Artes Escénicas.

El secretario general de la Academia de las Artes Escénicas de España, Robert Muro, ha presentado, este jueves, el Informe sobre las artes escénicas en España: distribución, programación y públicos (2020), elaborado justo antes de que se decretara el estado de alarma, que pone de manifiesto la mala situación del sector, agravada por la Covid-19.

Un informe, en el que han participado más de mil profesionales, que incluye también un análisis sobre la importancia que ha tenido la cultura durante el confinamiento y la necesidad de "reforzarla para que dé un salto adelante", ha señalado Alberto Fernández colaborador del documento, que ha planteado una hoja de ruta para conseguirlo.

Diez años después de la crisis económica de 2008, se han perdido más de mil recintos en los que desarrollar espectáculos, las representaciones se han reducido a más de 20.000, el 35 por ciento; ha descendido el número de espectadores a cinco millones, lo que supone el 25 por ciento, respecto a ese momento, y la recaudación en taquilla se ha reducido en 28 millones de euros, un 66 por ciento menos.

Los datos certifican que la oferta y el consumo de artes escénicas se encuentran muy lejos de los niveles de referencia previos a la crisis de 2008-2009. Entre 2008-2019 son claras las pérdidas en la oferta, alrededor del 20 por ciento en Madrid y hasta el 50 por ciento Andalucía.

Las cifras más positivas se dan en la recaudación, aunque en Cataluña no se ha alcanzado el nivel de ingresos de hace doce años, mientras que Andalucía y Valencia mantienen el mismo nivel de recaudación que entonces y aunque Madrid supera en algo menos de tres millones de euros, las cifras globales demuestran estancamiento.

Por ámbitos escénicos, si bien todos han sufrido grandes pérdidas, el teatro es el que se encontraba mejor en la senda de recuperación, frente a la danza, cuyo mercado se ha contraído aproximadamente a la mitad.

Los datos de la danza y los de la lírica muestran que doce años después de la gran crisis ninguno de los parámetros evaluados muestra una línea ascendente hacia la recuperación.

En la danza se ha perdido más del 50 por ciento de las representaciones y de la recaudación, y más del 40 por ciento de los espectadores. Mientras que la lírica ha perdido más del 20 por ciento de representaciones, y entre el 40 y el 45 por ciento en espectadores y recaudación.

"No hay aspirina que resuelva esta situación con lo que ahora estamos viviendo. El reto es poner nuevas bases para el avance de la cultura y las artes escénicas a medio y largo plazo", ha dicho Muro.

El informe vincula la caída del consumo a la contracción de los presupuestos públicos en cultura, a la poca consistencia estratégica de la oferta pública, centrada en la programación y no en los públicos, y por el retroceso económico y social sufrido por buena parte de la población española, que ha visto cómo ha descendido su poder adquisitivo.

A pesar de que los efectos de la pandemia aún son difíciles de cuantificar, la paralización total durante meses de la oferta y su reducción posterior, así como el consumo escénico, señalan un efecto negativo.

Alberto Fernández ha analizado esta situación en el documento y ha señalado en su presentación que la cultura durante el confinamiento ha tenido una presencia "excepcional para que la sociedad pudiera mirar hacia adelante" y adoptara una actitud resiliente.

"La cultura ha tenido una importancia capital para el sostenimiento de valores y actitudes que ahora socialmente parece invisible", asevera Fernández, quien ha resaltado también su valor específico en la recuperación pospandemia.

Una razón por la que considera que, más urgente que proteger, es necesario "reforzar la cultura para que dé un salto adelante" y plantea una hoja de ruta con medidas efectivas que tengan en cuenta las particularidades del sector.

Jesús Cimarro, presidente de la Academia de Artes Escénicas, ha resaltado que "para los espectáculos en vivo el confinamiento y las medidas adoptadas han sido demoledores y continúan siéndolo a día de hoy".

"Es fundamental para el futuro del sector escénico que el crecimiento se produzca por la ampliación de la oferta y por el aumento del consumo y la asistencia de los espectadores"

Mostrar comentarios

Códigos Descuento