Justin Bieber, Selena Gomez, Billie Eilish o Charlize Theron cuentan sus peores citas

  • Además, también han relatado sus malas experiencias Camila Cabello, Emma Watson o Bella Thorne, entre otros.
La actriz sudafricana Charlize Theron posa, con un nuevo corte de pelo, antes de la tradicional cena de los Oscar, en un hotel de Hollywood.
La actriz sudafricana Charlize Theron.
ETIENNE LAURENT / EFE

Las razones pueden ser variopintas, pero el final es el mismo: una decepción asombrosa. A veces se tiende a pensar que las celebrities conocen a sus parejas en todas las fiestas a las que asisten, en rodajes o, incluso, que en ocasiones sus agentes son quienes les conciertan encuentros. Pero aún con todo, siempre queda el paso definitivo de gustarse mutuamente y para ello es necesario tener una cita.

Y las citas pueden ser catastróficas. La revista People ha recopilado todas la que han contado en algún momento dado una serie de estrellas, en las que cada situación se vuelve más embarazosa, esa cita en la que querían que les tragase la tierra porque la persona que tenían enfrente solo sería una mala anécdota que contar en el futuro.

Por ejemplo, Charlize Theron. La actriz sudafricana le contó a Jimmy Kimmel en su late show que ella estaba disfrutando de una velada "encantadora" con un hombre "superapuesto". Ella y el susodicho, después de que este la hubiese llevado hasta su portal en el coche, habían comenzado a besarse. O sea, una buena cita... hasta que le hizo una extraña petición.

"Se apartó y me susurró: 'Háztelo con mi nariz'", comentó entre risas que no podía contener la intérprete. "Yo no quería estropearlo, así que le di un besito en la punta de la nariz y me dijo: 'No, ¡háztelo con la nariz!'", explicó Theron, que no explicó cómo acabó todo aquello.

Y de proposiciones extrañas también sabe la humorista Tiffany Haddish (Plan de chicas, la voz de Tuca en Tuca & Bertie), que rememoró. "Fui a una cita con un chico... para lavarle la ropa. Dijo que íbamos a cenar, y cenamos, pero luego fuimos a la lavandería y lavamos su ropa". El periodista de TMZ le dijo que quizá tampoco era tan malo ir a una lavandería, Haddish sentenció: "Fue horrible. No soy tu maldita criada".

Y del enfado pasamos al desengaño y la desilusión que vivió otra cómica, Mindy Kailing (The Office, The Mindy Project). Tal y como contó en Reddit, su peor cita, a la que acudió "emocionada" fue con un chico que le gustaba "de verdad". "Pero luego se hizo evidente que aquello... ¡no era una cita! El tipo estaba encantado de cenar conmigo de una manera platónica y me habló de una actriz con la que realmente quería salir. Dividimos la cuenta", añadió Kailing.

Menos diplomática fue Kelly Clarkson, que salió con un chico que medía 1,60 metros, siendo ella poco más alta por un par de centímetros. "Obviamente no me importó y salimos juntos. ¡Pero procedió a hablarme sobre su altura durante toda una hora completa!", recordó en The Ellen DeGeneres Show. "Aguanté una hora. Y luego... dije que iba al baño y me fui... No pude soportarlo", añadió.

Quizá porque ya estaba experimentada, no como Justin Bieber cuando tenía 16 años, según él mismo contó en Girl's Life: "En una primera cita, llevé a una chica a un restaurante italiano y derramé todos los espaguetis sobre ella. Fue terrible, vergonzoso. Nunca volvió a salir conmigo".

Más pequeña aún era Billie Eilish, que contaba 13 años cuando un chico la besó en un cine. "Me dije: 'Esto no está siendo tan mágico como pensé que sería', rememoró la artista de bad boy, "él era súper rico, y su mayordomo -literalmente su mayordomo- lo llevó a su casa. Yo me quedé allí, atrapada, nadie me avisó de que se iban a ir... El tío está tela de feo ahora".

También en el cine sucedió ese encuentro olvidable para Camila Cabello: "Se negó a decirme el nombre de la película que íbamos a ver y llegamos allí, y resulta que era Ouija [una película de miedo]. Creo que él pensó que iba a ser algo muy lindo porque me arroparía cuando me asustase. Pero [en ese cine] podías recostarte y había mantas. Básicamente, tuve la manta sobre mi cabeza toda la película".

Sin embargo, para momento de vergüenza el que pasó Bella Thorne, a quien le vino su primera regla en mitad de una cita y, para más inri, llevaba un vestido "completamente blanco". En ese momento, su madre le dijo que se lo callase y que la llevaría a un Target [una cadena de grandes almacenes]. Pero el chico acabó molestándose cuando se dio cuenta, diciéndole "Bueno, está bien, ¿a quién le importa?", lo que cabreó a una muy nerviosa Thorne, que le espetó "¡A mí me importa!". "Acto seguido empecé a llorar en mitad del Target", finalizó la exchica Disney su historia en Hollywood Life.

Y de ella pasamos a otra chica Disney: Selena Gomez. Y ella, además, estando en una cita doble... donde todos acabarían siendo estrellas. La cantante llamó a la radio para recordar con gracia la peor cita que tuvo, y que fue con el entrevistado en ese momento: Nick Jonas. Y, además, la otra pareja la formaban Joe Jonas y Taylor Swift.

Los hermanos, hipercelosos de su vida privada, llevaron a las chicas a Central Park, aunque parecía más bien 2021, porque entre los cuatro había una enorme distancia de seguridad. Fue el propio Nick Jonas el que confesó que arruinaron el encuentro, porque pasearon a unos 8 metros de distancia de Selena y Taylor. Como colofón, no pudieron evitar que les sacasen fotos los paparazzis.

En el caso de la actriz Dove Cameron, la envidia fue el motivo de una cita horrible. "Salimos a comer unos crepes y en la cuenta el camarero había escrito 'tu chica es un sol'", explicó la intérprete de Descendants, agregando que el chico con el que estaba se lo tomó fatal. "Se puso rollo: 'Es que no entiendo por qué nadie piensa que soy yo el es un sol!'. Fue loquísimo y a partir de ahí...", contó.

Otro que tampoco es muy docto con lo que dijo fue con quien Emma Watson tuvo su peor cita, que el narró en 2013 a The Telegraph. "Fue con un tipo que me explico por qué no podía ser amigo de alguien que estuviese gordo o de una persona poco atractiva. Rápidamente me di cuenta de que estaba loco", dijo la intérprete de Harry Potter.

Y acabamos con Awkwafina, que tuvo que lidiar con un tipo que se creía que era un "hiperintelectual" y que en su primera cita, nada más llegar el camarero y sin dejar que la actriz de The Farewell pudiese pedir lo que ella quisiera, dijo: "Tomaremos el bistec".

"Un bistec para los dos", recordó Awkwafina en un vídeo para Vogue, "y luego va y dice: 'Y lo quiero bien hecho'. Yo estaba como rollo '¿pero cómo te atreves? ¿Quién quiere comerse un bistec bien hecho? ¡Si eso es como comerse una tabla'".

Pero llegó la comanda y eso no fue lo peor. "Se puso a cortarlo en trocitos muy pequeños, como lo haría con un pajarito", añadió la ganadora del Globo de Oro, quien admitió que quedó con él un par de veces más hasta que se dio cuenta de que ella era mucho más que él "y si no podía lidiar con eso, adiós".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento