Alcoholemia
Imagen de archivo de un ciudadano sometiéndose a un control de alcoholemia. A.C.

Los conductores suecos que sean condenados por conducir bajo los efectos del alcohol estarán obligados a instalar en sus vehículos alcoholímetros conectados a un dispositivo que sólo permite arrancar el motor si la persona está sobria. La nueva legislación en la que se recoge esta medida está siendo redactada por el Ministerio de Transporte Sueco y se prevé que entre en vigor en 2010.

"Sabemos que un tercio de los conductores condenados por manejar bajo los efectos del alcohol son reincidentes. Por eso, este mecanismo se dirigirá a los conductores que ya fueron condenados. Es una forma eficaz de reducir este problema en las carreteras", le dijo la ministra de Transporte sueca a un canal de televisión del país, informa BBC.

El dispositivo es un pequeño aparato que se conecta al panel de instrumentos del vehículo
El dispositivo es un pequeño aparato que se conecta al
panel de instrumentos del vehículo. Para arrancar el motor, los conductores tendrán que soplar, para probar que no han bebido alcohol. Según el decreto, para volver a conducir, los condenados por manejarlos ebrios tendrán que usar el  dispositivo durante uno o dos años.

También se tendrán en cuenta diagnósticos de abuso de alcohol para decidir sobre el periodo de tiempo que deberán usar el alcoholímetro. Para poder volver a utilizar el vehículo con normalidad, los conductores tendrán que evitar infringir las leyes de circulación durante un periodo de prueba mínimo.