Barack Obama desvela que de pequeño le rompió la nariz a un compañero por un insulto racista

El cuadragésimo cuarto y último presidente de los EE UU (2009-2016). Barack Obama ha sido el primer presidente negro. Ha tenido que hacer frente a la Crisis del Crédito. En 2008 ganó el Premio Nobel de la Paz. Una de sus propuestas electorales fue cerrar Guantánamo, pero no la llegó a cumplir.
El cuadragésimo cuarto presidente de los EE UU, Barack Obama.
GTRESONLINE

"¡Menudo Premio Nobel de la Paz!", podría decir alguien leyendo ese titular. Pero, bromas aparte, el expresidente de Estados Unidos, aunque en sus apariciones públicas ha demostrado normalmente bastante templanza (no así defendiendo sus órdenes para matar objetivos como "parte del trabajo"), también ha tenido momentos en los que ha sufrido tal cantidad de racismo que ha reaccionado como cualquiera con la edad que él tenía entonces.

Porque era pequeño cuando ocurrieron los hechos, como le ha relatado el exmandatario norteamericano al cantante Bruce Springsteen en el nuevo podcast de Spotify que acaban de estrenar conjuntamente y que lleva por título Renegades: Born in the USA.

Tal y como le ha explicado al músico el marido de Michelle Obama, cuando era apenas un chaval y vivía en Hawái (donde nació hace 49 años) reaccionó ante una serie de insultos xenófobos y racistas con lo primero que se le vino a la mente: la violencia.

The Boss y Obama estaban hablando de hecho de otro tema en cuestión: su vida, cómo ha influido en ella la política y la música... Lo que se esperaría de una conversación entre ellos dos. Sin embargo, cuando salió a colación el tema del racismo, el expresidente sintió la necesidad de contar esta historia.

Barack comenzó contando que era un compañero suyo con el que jugaba al baloncesto, su deporte favorito, y un día, estando en los vestuarios, comenzaron a pelear y su compañero le llamó despectivamente usando una palabra con altas connotaciones racistas.

"Le di un golpe en la cara y le rompí la nariz", confesó el expresidente, que recibió de parte de su compañero ensangrentado una pregunta lógica: "¿Por qué has hecho eso?". Obama le respondió de una forma tajante: "Nunca vuelvas a llamarme esa palabra".

"Es una de esas palaras que tal vez ni siquiera sabía entonces lo que de verdad significaba, pero lo que sí sabía era que él pensaba: 'Puedo hacerte daño al decírtela'. Se lo expliqué, se le dije: 'Nunca me llames así'", le contó Obama al autor de Dancing in the Dark o Streets of Philadelphia.

La palabra en cuestión era "coon', un término denigrante, similar a "nigger" ("negrata"), con el matiz de que se suele dirigir a personas afroamericanas dando a entender que se avergüenzan de su raza o que ayudan a los personas blancas a continuar con el racismo social sin darse cuenta y sin apoyar a los suyos. En el siguiente vídeo se puede escuchar el momento en el que lo relata.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento