Qué es la hematuria: cuidado con el tono rosáceo de la orina

The blue box
La hematuria puede ser microscópica o macroscópica.
GTRESONLINE

La Real Academia Española (RAE) define la hematuria como la "presencia de sangre en la orina". Pero ¿qué ocurre si al ir al baño detectamos que la orina tiene un tono rosáceo? Pues esta es una señal de alerta de que algo no va bien y de que debemos acudir lo antes posible al médico para un análisis de orina.

Cualquier color de la orina que se aparte del amarillo o del color claro (casi transparente) denota que algo no va bien. Pero si, además, el color es rosáceo o casi rojo (hematuria macroscópica), entonces no debemos esperar. Este color no es normal y alerta de un posible trastorno. ¿Qué es lo que puede estar pasando?

¿Por qué la orina tiene un tono rosáceo?

Cuando la orina tiene un tono rosáceo hay que desconfiar de hematuria, es decir, de sangre en la orina. Es posible que la veamos en el baño tras limpiarnos o que en el propio papel higiénico manchemos con orina rosácea. Si es un hecho aislado no debemos preocuparnos, pero si perdura la hematuria hay que acudir al médico para que nos realice un análisis de orina sin tardanza.

El Manual MSD habla sobre la hematuria aislada. Esta provoca que la orina adquiera ese tono rojizo por causas no alarmantes como el consumo de ciertos fármacos, alimentos (remolacha o colorantes alimenticios), porfirias o hemoglobina en la orina. No obstante, esto debe ser un hecho aislado. Si perdura y está acompañado de otros síntomas, deben saltarnos las alarmas. 

Causas frecuentes de la hematuria

Dejando a un lado la hematuria aislada, existen causas frecuentes que pueden hacer que detectemos en la orina ese tono rosáceo. Una de ellas es la infección de orina solo que, normalmente, la sangre está acompañada de ardor al orinar, necesidad constante de ir al baño, incomodidad, picor en la zona íntima...

Otra de las causas frecuentes de la hematuria es tener una infección renal cuyos síntomas se parecen bastante a los de una infección de orina, pero que ha avanzado hasta los riñones. Puede que haya dolor en la espalda baja o en los costados. La fiebre es un síntoma que suele aparecer también. 

Los cálculos en los riñones o en la vejiga pueden provocar hematuria debido a que dañan las paredes de la uretra. Esto se acompaña de un intenso dolor al orinar (solo en el caso de que los cálculos sean muy grandes) o de un bloqueo en el momento de querer ir al baño. 

¿Cómo actuar ante la presencia de un color rosado en la orina?

Lo adecuado es acudir al médico, ya que aunque hemos mencionado algunas posibles causas existen otras como cáncer, agrandamiento de la próstata, lesiones renales, etc. Así que para descartar esto o una posible infección de orina es importante someterse a unas pruebas de análisis lo antes posible.

También, conviene acudir al médico aunque no se haya manifestado la hematuria pero haya síntomas como dolor al orinar, picor y escozor, sensación de que la orina no sale o queda bloqueada... Esto puede estar alertando de algunas de las causas que ya hemos visto y que pueden terminar provocando un tono rosado en la orina que avise de que es el momento de ir al médico. Probablemente la hematuria se detecte igual (hematuria microscópica). 

Si la hematuria ha sido aislada y no hemos notado ningún síntoma, no está de más comentar la situación con nuestro médico de cabecera por si se volviese a producir. No obstante, en estos casos, no hay motivos para alarmarse.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento