La Bastida de Totana único candidato de la Región al Premio Nacional de Arqueología Fundación Palarq

El yacimiento de La Bastida (Totana) opta al II Premio Nacional de Arqueología y Paleontología Fundación Parlaq, a través del proyecto 'Almoloya-Bastida: descubrir una civilización de la Edad de Bronce'. La iniciativa, liderada por un equipo de investigadores adscritos a la Facultad de Filosofía y Letras y al Departamento de Prehistoria de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), desarrolla la investigación sobre la cultura del Argar, desde lo estrictamente arqueológico hasta elementos sobre evolución social y de organización política, que le dan una relevancia única a nivel europeo. En total, 20 proyectos de toda España aspiran al premio de 80.000 euros, según han informado fuentes de la fundación en un comunicado.
Archivo - Yacimiento de La Almoloya
Archivo - Yacimiento de La Almoloya
FUNDACIÓN PALARQ - Archivo

El proyecto de la Almoloya-Bastida arranca en hace más de un década capitaneado por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y el doctor Rafael Micó. Durante las primeras excavaciones hechas en el paraje de La Bastida de Totana, los investigadores pudieron constatar una arquitectura de gobierno y poder, siendo uno de los frentes más novedosos del proyecto.

Al respecto, las investigaciones desarrolladas han permitido sacar a la luz que La Almoloya albergó uno de los primeros centros en Europa especializado en actividad política. El hallazgo de la 'sala del Parlamento', desde la que se calcula que unas decenas de líderes gobernaban la vida de miles de personas en un asentamiento con unas características urbanas y de organización económica y social, son únicas en la época.

El hecho de estar ante el primer asentamiento en afrontar con éxito el gobierno de grandes colectividades ha permitido constatar un modelo incipiente de clases. En este sentido, los restos arqueológicos y paleontológicos han dejado al descubierto sus espacios de vida y las tumbas, ubicadas bajo el suelo de las habitaciones. El estudio de los esqueletos y de las ofrendas indican profundas diferencias económicas entre los individuos.

A nivel urbanístico, el asentamiento tiene una extensión de cinco hectáreas totalmente edificadas, en las que destacan su arquitectura y disposición de los elementos defensivos. Son muy relevantes el sistema de ingeniería y gestión del agua a gran escala que permitía el almacenamiento de hasta 300.000 litros, unido al acueducto subterráneo para distribución a través de un recorrido con más de 70 metros de longitud.

Entre los frentes de investigación que desarrolla el proyecto, figura también un sector primario caracterizado por una agricultura eminentemente de secano en la que se establece por primera vez una vinculación entre cultivo de la tierra y ganadería, con la utilización del abono animal. Del modelo agrícola se infieren también elementos sobre la dieta como indicador de clases sociales: la élite consumía una dieta más rica en carne.

UN PROYECTO DE LARGO RECORRIDO

En torno a este yacimiento y a la cultura argárica se articula, desde hace más de una década, un proyecto multidisciplinar de investigación, musealización y divulgación, que persigue la investigación científica sistemática con la finalidad de sentar las bases de un centro internacional para el estudio y la prehistoria y arqueología mediterráneas.

El proyecto se desarrolla bajo un amplio equipo de investigadores de la UAB encabezado por el doctor Rafael Micó para quien "La Bastida pone sobre la mesa el debate sobre el surgimiento de las primeras sociedades civilizadas en el occidente europeo. Hasta hace poco, se asumió que las colonizaciones fenicia y griega extendieron la civilización a sociedades con organizaciones políticas menos complejas. Sin embargo, La Bastida, junto con otros asentamientos de la sociedad de El Argar, plantea el desarrollo de una civilización autóctona en Occidente más de 1000 años antes de lo esperado".

En este sentido, Rafael Micó considera que 'habría que reescribir aquellos capítulos que afirman que el surgimiento de la civilización en Europa occidental fue un fenómeno importado y tardío. Hubo una sociedad en la península ibérica que emprendió ese camino y lo transitó durante siglos, antes de disolverse y caer en el olvido'.

SOBRE LA CONVOCATORIA DE PREMIOS

La entidad ha hecho públicos los 20 proyectos que optarán a la que será la segunda edición del galardón, dotado con 80.000 euros. La totalidad de aspirantes presentaron sus propuestas dentro del período establecido para esta convocatoria, que finalizó el pasado 29 mayo. Los proyectos se someterán a la valoración de un jurado internacional, formado por personalidades relevantes y de reconocido prestigio en los ámbitos científico y cultural. El Premio Nacional de Arqueología y Paleontología Fundación Palarq, tiene carácter bienal y es el primero que se concede desde la iniciativa privada, a través de una fundación.

Los proyectos aspirantes pueden consultarse en la web del II Premio Nacional de Arqueología y Paleontología que la Fundación Palarq ha habilitado para divulgar las características de cada uno de los trabajos. El Premio tiene como finalidad reconocer la excelencia y originalidad de proyectos Arqueológicos o Paleontológicos, dirigidos por equipos de investigación españoles, y desarrollados tanto a nivel nacional como internacional, sin restricciones de culturas o períodos históricos. En lo que se refiere a los proyectos de Paleontología, deben estar relacionados con la evolución humana.

Convocado por la institución con ese mismo nombre, el Premio Nacional de Arqueología y Paleontología Fundación Palarq nace en 2018 con la finalidad de reconocer la excelencia y originalidad de proyectos arqueológicos y paleontológicos dirigidos por equipos de investigación españoles. El certamen tiene un carácter bienal y es el primer premio de estas características concedido por una fundación privada dedicada exclusivamente a estas disciplinas.

MÁS DE 200 SUBVENCIONES

Desde su creación, en 2016, la Fundación Palarq ha ido ampliando el número de misiones subvencionadas. En la primera convocatoria fueron 22 los proyectos favorecidos, mientras que en 2017 se beneficiaron 33 trabajos y en 2018, 44. La convocatoria de 2019 brindó ayudas a 48 proyectos, a los que se sumaron los 54 que recibieron de forma extraordinaria una subvención para el análisis de los elementos que se encuentran en los yacimientos de nuestro país. En la resolución de la convocatoria de 2020, 59 proyectos recibirán el apoyo de la Fundación Palarq.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento