Kate Middleton: diez años de realeza basados en el compromiso y la cercanía con el pueblo

La duquesa de Cambridge, Kate Middleton, en una imagen del pasado 13 de febrero.
La duquesa de Cambridge, Kate Middleton.
GTRES

Diez años han pasado desde que Kate Middleton, la eterna novia del príncipe Guillermo, se dejase ver ante los medios en un compromiso al que acudió, por primera vez, como miembro de la familia real británica. El evento en cuestión fue el bautizo del barco Trearddur y, al día siguiente, acudió con su entonces prometido al 600º aniversario de St. Andrews, lugar en el que la pareja se conoció durante su etapa de estudiantes.

Llegó al altar el 29 de abril de 2011 en una ceremonia que fue vista por más de 29 millones de personas en todo el mundo. Siguiendo la tradición de la familia real, la pareja contrajo matrimonio en la abadía de Westminster, donde Middleton lució un vestido de novia diseñado por Sarah Burton y cuyo precio ascendió a 250.000 libras esterlinas (más de 290.000 euros) y del que, poco después, se vendieron algunas réplicas debido a la tendencia que marcó la royal.

Sin embargo, antes de pasar a ostentar el título de duquesa de Cambridge, Kate estudió Historia del arte en la universidad de St. Andrews y, en 2006, trabajó para la tienda de ropa Jigsaw para, después, ser empleada en el negocio de su familia. Además, Middleton viajó a Chile, donde decidió tomarse un año sabático y acudir al programa internacional de Raleigh.

Los duques de Cambridge en el Palacio de Buckingham tras su enlace.
Los duques de Cambridge, en el balcón del Palacio de Buckingham tras su enlace.
GTRES

Así, desde que en 2011 se coronase como duquesa, Kate Middleton ha obtenido varios reconocimientos honoríficos: la Medalla del Jubileo de Diamante de la Reina Isabel II, otorgada en 2012, la Orden del Mérito de Tuvalu, en 2016, fue nombrada Dama de la Real Orden Familia de la Reina Isabel II, en 2017 y, también, Dama Gran Cruz de la Real Orden Victoriana, en 2019.

Además, es importante recordar que esta última distinción fue otorgada con motivo del aniversario de boda de la duquesa de Cambridge por lo que algunos expertos como Duncan Larcombe aseguran que es muy probable que este año, con motivo del décimo aniversario, Middleton reciba otra distinción por parte de Isabel II.

La vida de Kate Middleton en el plano público no ha dejado de sorprender. El trato, cálido y simpático, que la duquesa muestra siempre, las causas por las que lucha y la sonrisa que la representa, han conseguido que la duquesa se convierta en una referencia de la familia real para las nuevas generaciones. Recordemos que su primer evento después de contraer matrimonio fue una visita a Canadá y, posteriormente, al por entonces presidente de Estados Unidos, Barack Obama y su esposa, Michelle Obama. Desde entonces, todas las miradas se pusieron en ella y, a partir de ahí, su rol se ha basado en viajes en favor de UNICEF, eventos de sus patronatos y ser madre activa de sus hijos.

La confianza de la familia real británica en Kate fue plena desde el principio. Al poco tiempo de convertirse en uno de sus miembros, se le otorgó la posibilidad de acudir a eventos en solitario, provocando que el foco de atención se centrase en ella. El primero de estos compromisos fue en In Kind Direct, donde acudió en representación del príncipe Carlos.

Después, son múltiples las ocasiones en las que se ha visto a la duquesa, sola o acompañada, en eventos y visitas oficiales entre los que destacan su tour por Malasia, Singapur y Marruecos para formar parte de las celebraciones del Jubileo de Diamante de la Reina y, en 2019, cabe destacar su visita a Pakistán, un destino que la familia real tenía abandonado desde hacía 13 años.

Los duques de Cambridge, el príncipe Guillermo y Kate Middleton, en su viaje a Pakistán en 2019.
El príncipe Guillermo y Kate Middleton, en su viaje a Pakistán en 2019.
GTRES

Por otra parte, en estos diez años, tampoco han pasado desapercibidos los estilismos que la duquesa ha lucido. Tenis, vaqueros y botas se han convertido en tendencia al poco tiempo de que Middleton los llevase en público. Su preferencia por las marcas británicas refuerza, además, su compromiso con su país y la repetición de vestidos de gala en eventos importantes la han convertido en una figura cercana que no malgasta el dinero en ostentaciones innecesarias.

Así, diez años después de que Kate Middleton pasase a ser miembro de la familia real británica, la actual duquesa de Cambridge se ha convertido en todo un referente a nivel mundial y, sin duda, aún le queda mucho por hacer y con lo que continuar sorprendiendo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento