¿Qué son los costes regulados del recibo de la luz?

Hay costes que no se pueden reducir en la factura.
Hay costes que no se pueden reducir en la factura.
Unsplash

A menos que tengas contratado un servicio cerrado, es muy probable que tu factura de la luz no sea la misma en invierno que en verano. Sin embargo, incluso si en temporada estival te marchases de vacaciones un mes completo y no empleases ni un kW de energía en tu vivienda, tu compañía eléctrica nunca te diría que ese mes no tienes nada que pagar. ¿Por qué?

La clave está en saber a dónde va tu dinero. Aunque el coste de tu factura dependa en gran medida del consumo que hagas de la energía, existen algunos factores que engrosan su cuantía de los que no te puedes librar. Esos son los costes regulados o fijos, atienden a impuestos obligatorios en materia de tasas, peajes o regulaciones estatales y son prácticamente invariables respecto de los de tu vecino, aunque él tenga una familia de seis miembros y tú seas solo uno o no pertenezcáis a compañías eléctricas diferentes.

¿Cuáles son estos costes fijos?

Entre los más habituales se encuentran los siguientes:

- Contador eléctrico. Si no dispones de uno en propiedad, disponer de uno termina incrementando la factura de la luz, ya que tendrás que pagar su alquiler.

- Potencia contratada. Al firmar el contrato aceptas el coste de la potencia que adquieras. Esto significa que, si contratas 10kW, pagarás por esa potencia, aunque gastes 5kW.

- Peaje de acceso. Es el coste que abonas por utilizar la red de transporte y distribución que hace posible que esa energía llegue a tu hogar. Existen de diversos tipos y dependen directamente del punto anterior: la potencia contratada, porque no supone la misma cuantía para un usuario con un perfil individual, que con el de una empresa.

- Red Eléctrica de España (REE) y Operador del Mercado Ibérico de Energía (OMIE). Los operadores también requieren mantenimiento, cuyo coste se divide en dos mitades que que asumen por un lado los contribuyentes y, por otro, las productoras. 

- Gratificación por consumo de energías renovables. A menos que te encargues de que el 100% de tu consumo sea provisto por energías renovables, deberás pagar una mayor cuantía por cada kW.

- Impuesto eléctrico. Actualmente esta tasa es del 5.1127%. Se utiliza para regular el consumo energético y se aplica tanto a este como a la potencia.

- IVA. Es el Impuesto sobre el Valos Añadido que acompaña a tantos productos del mercado. El cálculo es el resultado de aplicar el 21% sobre todo lo anterior.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento