Sánchez descarta adelantar el fin del estado de alarma sin oír a las comunidades y lo mantendrá hasta mayo

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, comparece en el Congreso de los Diputados.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Congreso.
J. J. Guillén / EFE

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, comparecerá este miércoles en el Congreso para volver a dar cuentas de la evolución de la pandemia y el funcionamiento del estado de alarma, cuyo levantamiento descarta ya totalmente adelantar al mes de marzo, tal y como en octubre se comprometió ante la Cámara a estudiar si así se lo pedía los gobiernos autonómicos. Sin embargo, la portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, ha descartado este martes que pueda haber alguna modificación antes de la fecha prevista del 9 de mayo. "No hay ninguna pretensión de modificar la vigencia del estado de alarma", ha asegurado.  

Montero ha adelantado la postura que defenderá este miércoles Sánchez en el Congreso, a pesar de que no ha hecho esta reflexión con las comunidades autónomas, tal y como se comprometió a hacer en octubre para tener el apoyo del PP o de ERC al segundo decreto de alarma, el que está vigente a día de hoy.

El texto que aprobó el Consejo de Ministros establecía que esta vez tendría una duración de 6 meses -desde el 9 de octubre hasta el 9 de mayo-, a diferencia de lo que ocurrió durante la primera ola de la pandemia, cuando Sánchez tuvo que comparecer cada 15 días en el Congreso para pedir extensiones por dos semanas cada vez. A medida que se alargaba la pandemia, el confinamiento y el número de fallecidos, cada vez fue más difícil para Sánchez reunir los votos necesarios, en unas comparecencias con un indudable "desgaste" para el presidente y para el Gobierno.

Para evitarlo, el presidente puso una duración de seis meses al actual estado de alarma, aunque para tener luz verde del Congreso tuvo que comprometerse a revisar la fecha del 9 de mayo, para eventualmente adelantarla al 9 de marzo si la evolución de la pandemia así lo permitía.

Según el compromiso que alcanzó con ERC en particular, "la Conferencia de Presidentes, previo acuerdo del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, podrá pedir al Gobierno a los cuatro meses, el 9 de marzo, que se levante el estado de alarma, dos meses antes de que acabe".

Sin embargo, Sánchez comparecerá este miércoles en el Congreso con la decisión tomada de que el estado de alarma tiene que prorrogarse hasta la fecha inicialmente planteada, el 9 de mayo, sin que esta cuestión haya sido objeto de estudio por parte de la Conferencia de Presidentes.

¿Crees que el Gobierno debería adelantar el final del estado de alarma?

Nada aconseja levantar ya

"No hay ningún motivo que aconseje adelantar el final del estado de alarma y menos a fechas tan próximas", ha dicho Montero sobre el 9 de marzo. Por el contrario, el Gobierno considera que las comunidades todavía están tomando y deberán seguir tomando medidas que restringen libertades como la de movimiento y reunión y que todavía necesitan estar amparadas en el estado de alarma. Este instrumento legal, por tanto, "sigue siendo necesario" a ojos del Ejecutivo.

"El Gobierno siempre dijo que lo iba a mantener durante todo el tiempo que fuera necesario, en este caso todavía es necesario un decreto de alarma para que la desescalada se pueda desarrollar y para evitar que se produzca una cuarta ola", ha incidido Montero en rueda de prensa tras el Consejo de Ministros.

Según ha dicho, habrá que esperar para conocer el estado de la situación sobre la pandemia que describirá este miércoles Sánchez ante el Congreso, pero en todo caso el presidente ya tiene decidido que el panorama no aconseja todavía levantar el estado de alarma. Esto es algo que podrían suscribir ERC o PP, los grupos que más presionaron para intentar acortar la duración y no dar poder discrecional al Gobierno central durante medio año. Sin embargo, de una manera u otra, los dos grupos insisten en la revisión que prometió el presidente en octubre. 

"Siempre tiene que estar sujeto a revisión", apuntan fuentes de ERC, que también insisten en apoyar cualquier decisión en los datos. Desde las filas populares se recuerda que Sánchez prometió consultar con la Conferencia de Presidentes, algo que de momento no ha hecho antes de tomar una decisión.

Comparecencias

Por su parte, fuentes de Ciudadanos recuerdan que ellos apoyaron un estado de alarma con una vigencia de seis meses, de manera que la gestión de la pandemia tuviera "cierta estabilidad", en lugar de "someter la estrategia a un examen en el Congreso cada quince días".

En lo que como otros partidos sí insistió Cs  en octubre fue en que Sánchez debía comparecer en el Congreso para dar cuentas del estado de alarma. En el texto original del decreto, no figuraba esta obligación. Para convalidarlo, el presidente se comprometió a comparecer cada dos meses ante el Pleno, que es lo que hará este miércoles. También que su ministro de Sanidad -entonces Salvador Illa, hoy Carolina Darias- rendirían cuentas una vez al mes en la comisión de Sanidad del Congreso.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento