Diferencias entre una distribuidora y una comercializadora eléctrica

Bombilla, Luz, Electricidad
Electricidad.
EUROPA PRESS

Muchos de los términos relacionados con la compañía eléctrica o las facturas, en ocasiones, son difíciles de entender por los usuarios o son utilizados incorrectamente. Es lo que sucede con las comercializadoras y distribuidoras eléctricas, que parecen lo mismo, pero son dos cosas diferentes.

Conocer bien el significado y las funciones de la distribuidora y de la comercializadora es fundamental para conseguir resolver algunos de los problemas que puedan surgir en torno al consumo eléctrico del hogar.

En primer lugar, la distribuidora es la compañía que se encarga de llevar la electricidad a nuestra casa. Dicho de otro modo, es la que tiende los cables, instala el contador y responde de que la calidad del suministro eléctrico sea la adecuada, tal y como explican desde la Organización de Consumidores y Usuarios. 

Por su parte, en cuanto a la comercializadora, hay que saber que con la liberalización del sector, las distribuidoras dejaron de vender también la energía y pasaron a crear otra compañía con este objetivo y, para poder comercializar la electricidad con la tarifa regulada, tuvieron que crear, además, una comercializadora más.

¿Qué diferencias hay entre comercializadora y distribuidora?

Lo primero de todo es que la distribuidora no puede elegirla el consumidor, siempre estará asignada la misma, dependiendo de dónde se resida. Es por ello que la distribuidora no puede cobrar lo que quiera, sino que el Gobiero fija el precio, que se paga en la tarifa de la luz.

Al contrario, la comercializadora se puede elegir y cambiar cuando el consumidor lo desee, teniendo en cuenta las ofertas del mercado y las condiciones que ofrece cada una. Además, es esta con la que se firma el contrato de suministro y ella firma con la distribuidora un contrato en nombre del consumidor. En este caso, la comercializadora es la que pone la tarifa y el precio 

¿A quién llamar cuando hay un problema?

En caso de tener un problema con el suministro eléctrico, habrá que llamar a la distribuidora o comercializadora, dependiendo de la incidencia. Por ejemplo, por una avería en la red, habrá que contactar con la distribuidora que figura en la factura, no a la comercializadora.

Otro caso es que el problema sea con una factura errónea. Esto puede ser un error de lectura de la distribuidora o de la comercializadora, que ha traslado mal esa información en la factura.

Por otro lado, para cambiar de comercializadora porque no leen el contador y las facturas son estimadas, es responsabilidad de la distribuidora, así que con la nueva compañía tendrías el mismo problema. Por el contrario, para cambiar de potencia o cambiar a discriminación horaria, es la comercializadora quien debe tramitar la solicitud ante la distribuidora, y esta es la responsable de hacer el cambio.

Así, en la mayoría de ocasiones los usuarios pueden tratar casi siempre con la comercializadora y que esta puedan hacer a través de ella sus gestiones ante la distribuidora, pero también puedes contactar con la distribuidora directamente.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento