Felipe VI destaca la "responsabilidad" y el "compromiso con la Constitución" del rey Juan Carlos el 23-F

Acto por el 40 aniversario del 23-F en el Congreso de los Diputados
Acto por el 40 aniversario del 23-F en el Congreso de los Diputados
EP
Felipe VI ha presidido este martes el acto con el que el Congreso ha recordado el 40 aniversario de la intentona golpista del 23-F, al que han asistido representantes de las instituciones del Estado y de los grupos parlamentarios, aunque los partidos independentistas han decidido no participar.​​En su discurso, el monarca ha ensalzado el papel que desempeñó su padre, Juan Carlos I, para que fracasara la intentona golpista del 23F, al asegurar que "su firmeza y autoridad fueron determinantes para la defensa y el triunfo de la democracia", así como su compromiso con la Constitución.

El rey Felipe VI acudió este martes al Congreso de los Diputados para presidir el acto en conmemoración del fracaso del golpe de Estado del 23 de febrero de 1981. Y allí, el monarca quiso elogiar el papel de su padre, Juan Carlos I, durante la noche del levantamiento militar destacando que "asumió como jefe del Estado su responsabilidad y su compromiso con la Constitución".

Durante su discurso, pronunciado inmediatamente después de que interviniese la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, Felipe VI reconoció el papel de su padre para que "se tomaran todas las medidas necesarias para mantener el orden constitucional dentro de la legalidad vigente". "Así lo comunicó en un mensaje televisado que ya forma parte de nuestra memoria colectiva", recordó el jefe del Estado, que afirmó que la "firmeza y autoridad" del rey Juan Carlos fueron "determinantes para la defensa y el triunfo de la democracia".

Felipe VI también quiso recordar a Adolfo Suárez, cuya dimisión como presidente del Gobierno precisamente provocó la convocatoria de la sesión de investidura de Leopoldo Calvo Sotelo que los golpistas interrumpieron. Suárez, dijo el rey, "junto a una larga lista de hombres y mujeres, civiles y militares, que todos tenemos en mente", ofrecieron en las horas que siguieron al golpe de Estado "un ejemplo de coraje y lealtad a las instituciones del Estado y a la Constitución".

"Hace hoy 40 años España vivió un ataque de extrema gravedad contra su sistema democrático de derechos y libertades", planteó el monarca, que aseguró que, además del papel que tuvieron el rey Juan Carlos y el presidente Suárez, "el rechazo ciudadano a la ruptura de nuestro marco de convivencia fue decisivo para vencer aquel golpe de Estado". "Igualmente, la honda convicción democrática de los parlamentarios y miembros del Gobierno que durante aquellas largas horas fueron retenidos aquí confirmó el sentir de os ciudadanos a los que representaban y servían", planteó.

Igualmente, el rey Felipe aseguró que su "compromiso" con la Constitución es hoy "más fuerte y firme con nunca", al igual que la "inequívoca voluntad de la Corona" de "integrar" a todos los ciudadanos. Eso sí: el monarca aseguró que "el respeto al estado social y democrático de derecho es condición previa y necesaria para la convivencia y el progreso de nuestra sociedad". "Todos debemos sentirnos comprometidos y obligados a defender, proteger y preservar nuestra convivencia en democracia y libertad", apuntó.

Batet ha ensalzado como las instituciones y la sociedad española lograron convertir al país en una democracia plena tras el intento de involución del 23F.(Fuente: Congreso)

"Hemos aprendido que la democracia es un bien delicado que precisa del mayor cuidado y un respeto permanente por parte de todos", continuó Felipe VI, que aseguró que la "erosión" del sistema democrático "pone en peligro los derechos y libertades de los ciudadanos". Por ello, este 23 de febrero "es una ocasión muy oportuna para reconocer la plena vigencia y fortaleza de sus valores y principios", así como para "renovar el compromiso de todas las instituciones con nuestro sistema democrático de derechos y libertades".

Las altas autoridades del Estado

El acto de conmemoración se celebró en el solemne Salón de los Pasos Perdidos del Congreso, y en él estuvieron presentes las altas instituciones del Estado. Además de Batet como presidenta del Congreso y de Pilar Llop como su homóloga en el Senado, el presidente del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, representó a los jueces y magistrados. Del Gobierno acudieron el presidente, Pedro Sánchez, y los cuatro vicepresidentes: Carmen Calvo, Pablo Iglesias, Nadia Calviño y Teresa Ribera.

También estuvieron invitados al acto los dos padres aún vivos de la Constitución, Miquel Roca y Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón. El líder de la oposición y del PP, Pablo Casado, también hizo acto de presencia, así como los miembros de la Mesa del Congreso y los portavoces de Vox, Cs y Más País. Se negaron a acudir al acto los portavoces de ERC, Junts, PDeCAT, PNV, EH Bildu, CUP y BNG.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento