La asociación protectora de animales El Refugio ha llevado un galgo ahorcado a la sede del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino para exigir la retirada de licencia a los cazadores que maltratan a sus propios animales.

Miles de perros utilizados para la caza viven atados, hacinados, en condiciones deplorables y muchos de ellos mueren ahorcados

La organización, dedicada a la denuncia del abandono y maltrato de animales, ha presentado los resultados de una encuesta en la que se asegura que el 86% de los españoles apoya esa medida.

Los voluntarios de El Refugio han desplegado ante el ministerio dos pancartas con las consignas "los cazadores tienen licencia para matar animales" y otra con la fotografía de un galgo recientemente ahorcado en Sonseca, Toledo.

Precisamente el cuerpo de ese galgo se ha colocado sobre una sábana negra delante de un cazador que emulaba dispararlo.

Más control en la caza

Según el presidente de la organización, Nacho Paunero, miles de perros utilizados para la caza viven atados, hacinados, en condiciones deplorables y muchos de ellos mueren ahorcados.

"Esta es la realidad en España. Queremos que desde el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino se inste a todas las comunidades autónomas a realizar un control estricto de los perros utilizados para la caza", ha señalado.