Un diplomático muerto, un convoy de la ONU atacado... las incógnitas de la muerte de Luca Atassi en el Congo

Convoy de ayuda humanitaria
Convoy de ayuda humanitaria
EFE

Lo sucedido este lunes en la República Democrática del Congo sigue siendo una gran interrogación. El embajador italiano, Luca Attanasi, fue asesinado junto con otras dos personas, un carabineri que iba con él y el conductor del convoy en el que viajaban, de origen congoleño. Los tres fueron sorprendidos por un grupo armado cuando viajaban por una carretera aparentemente segura

Al poco de conocer la noticia, el Ministerio de Exterior italiano se comunicó por medio de su ministro, Luigi Di Maio, para condenar lo sucedido: “A dos funcionarios públicos se les ha arrebatado violentamente la vida mientras cumplían con sus funciones. Las circunstancias de este brutal ataque aún no se conocen, pero no se escatimarán esfuerzos para esclarecer lo sucedido".

El embajador fallecido había llegado a la capital de RDC, Kinshasa, en 2017 junto con su esposa y sus tres hijas, y ejercía como máximo representante de su país desde 2019, en lo que había supuesto un ascenso en su carrera profesional. Además, a sus 43 se encontraba muy involucrado en ayudar en varios programas de ayuda humanitaria. 

Los tres hombres iban en un automóvil que formaba parte de un convoy de vehículos, que se dirigía al norte desde la ciudad de Goma hacia una iniciativa del Programa Mundial de Alimentos en una escuela, cuando su convoy fue detenido por hombres armados. El grupo mató al Milambo, el conductor, y condujo al resto del convoy al bosque, intentando secuestrarlos, según apunta Carly Nzanzu Kasivita, gobernadora de la provincia de Kivu del Norte, donde ocurrió el ataque.

Sin embargo, cuando esto sucedió, los guardabosques y una unidad del ejército congoleño cercano acudieron al lugar de los hechos y respondieron. Durante un intercambio de disparos, los asaltantes dispararon contra los dos italianos, según afirmó el gobernador. Las imágenes publicadas por periodistas locales en las redes sociales muestran al embajador visiblemente herido acunado en la parte trasera de un camión militar, mientras un hombre tomaba la mano del embajador en la suya y la sostenía sobre su pecho.

"Una carretera previamente despejada"

El área donde tuvo lugar el ataque, en la provincia de Kivu del Norte, en el este del país y ubicada frente a la frontera con Ruanda, es conocida como un semillero de actividad violenta y alberga una enredada red de decenas de grupos armados.

Sin embargo, lo sorprendente es que el Programa Mundial de Alimentos afirmó  que el ataque “ocurrió en una carretera que previamente había sido despejada para viajar sin escoltas de seguridad” y dijo que trabajaría con las autoridades locales para determinar los detalles del ataque.

Respecto a la autoría de los asesinatos, Kasivita, gobernador de Kivu del Norte, señaló que el ataque tuvo lugar en una zona donde las Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda (FDLR) habían estado operando durante mucho tiempo, pero que las investigaciones continuaban. El grupo es uno de los grupos armados extranjeros más grandes del país, un grupo rebelde vinculado al genocidio de 1994 en Ruanda.

"Según las investigaciones iniciales, fueron asesinados por un grupo de seis personas que hablaban kinyarwanda", explicó el gobernador en una entrevista telefónica, haciendo referencia al idioma que se habla en Ruanda.

Por su parte, la FDLR negó estar implicado en el asesinato de estos hombres. En un comunicado citado por el periódico local Actualité, esta milicia asegura que sus combatientes no participaron en el ataque y pide a las autoridades congoleñas y a la misión de paz de la ONU desplegada en el país (Monusco) que "arrojen luz sobre los responsables de este vil asesinato en lugar de recurrir a acusaciones apresuradas".

Por último, diferentes personalidades dentro y fuera del país han lamentado lo sucedido y han recordado que el año pasado el representante italiano recibió un premio internacional de la paz en su país. En su discurso, dijo que el papel del embajador era estar cerca de los italianos que vivían en el Congo y que era importante para su familia vivir allí. “Algunos están impactados por esta elección, especialmente por los riesgos que conlleva”, señaló, “pero es nuestro deber dar ejemplo”.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento