Tribunales.-Declara de nuevo como investigado el alcalde de Casariche por el caso de la Mancomunidad de Estepa

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número dos de Estepa (Sevilla), que indaga las contrataciones presuntamente sin licitación acometidas por el Consorcio de Medio Ambiente Estepa-Sierra Sur, en favor de "empresas fantasma" administradas por familiares de miembros de dicha entidad pública, ha tomado de nuevo declaración como investigado al alcalde de Casariche, Basilio Carrión (PSOE), al haber ostentado entre 2014 y 2019 la Presidencia de este ente.

Según ha avanzado Diario de Sevilla y han informado a Europa Press fuentes del caso, Basilio Carrión prestó declaración como investigado el pasado viernes a petición de la Fiscalía, después de que compareciese ya en dicha calidad ante el juzgado el pasado mes de agosto por su papel como otrora presidente de este consorcio donde según la Policía Nacional, fueron realizadas contrataciones con cargo a fondos públicos y sin ningún tipo de licitación, en favor de "empresas fantasma cuyos administradores eran familiares" de los miembros de la red investigada, figurando por ejemplo contrataciones con una empresa administrada por José Antonio Mañas, secretario del Consorcio, y Manuel Ibáñez, gerente de la entidad y jefe de la planta de residuos.

La Policía Nacional considera que estas personas consiguieron "un enriquecimiento mediante la autocontratación de servicios destinados al Consorcio y siempre al margen de cualquier licitación pública", siéndoles intervenida numerosa documentación, automóviles y más de 90.000 euros en efectivo en una de las dos tandas de detenciones acometidas por los agentes en sus actuaciones.

QUIÉN LLEVABA LA "GESTIÓN ORDINARIA"

En ese contexto, y según fuentes del caso consultadas por Europa Press, Basilio Carrión defendió el pasado mes de agosto ante el juez instructor del caso que pese a ostentar la Presidencia del Consorcio, él no se encargaba de la "gestión ordinaria" del mismo, asegurando que eran el secretario de la entidad y también investigado en la causa, José Antonio Mañas, y el jefe de la planta de tratamiento de residuos e igualmente investigado, Manuel Ibáñez, quienes estaban al frente del "funcionamiento" del consorcio.

En esa línea, Basilio Carrión aseguraba que él "confiaba" en la gestión del Consorcio y que durante su etapa como presidente de la entidad no tuvo constancia de ninguna "incidencia" que le hiciese desconfiar de Mañas o Ibáñez.

En cuanto a la empresa Magno Medioambiental, otrora administrada por el secretario del Consorcio, Basilio Carrión defendía que él no participó en la contratación de dicha sociedad por parte del Consorcio, asegurando desconocer si el secretario o el jefe de la planta de gestión de residuos tenían algún vínculo con esta empresa.

Respecto a su firma en una de las contrataciones con dicha empresa administrada por el secretario, Basilio Carrión alegaba que si su rúbrica está estampada en el documento es porque le habrían dicho que era "necesario" que lo firmase, negando cualquier beneficio personal por el contrato con Magno Medioambiental y acogiéndose a su derecho a no contestar a ninguna de las preguntas de las acusaciones.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento