José Carcaño, padre del principal imputado por la muerte de la joven sevillana Marta del Castillo , ha asegurado en una entrevista por televisión que no le importa que su hijo Miguel pueda haber acabado con la vida de la menor. "No importa lo que hayas hecho. Yo te perdono", señaló.

Miguel es un personaje diferente, como la película en que de un hombre bueno se transforma a otro vil, como Mister Hyde

En declaraciones a Telecinco, el padre de Miguel criticó además que la "humanidad" y "los vecinos" hayan juzgado "demasiado" a su hijo e indicó que debe ser "el que ésta arriba, que es Dios", el que los juzgue.

Asimismo, se negó a juzgar a su hijo: "Yo no puedo, eso son los abogados y los jueces", y menos, indicó, por "lo que dice la prensa", ya que "la Justicia es la que tiene la última palabra".

No lo ve desde hace ocho años

José, que no mantiene ningún contacto con su hijo desde que abandonara el domicilio familiar cuando éste tenía 12 años tras separarse de la madre, dijo no tener palabras para describir la situación en la que se encuentra Miguel. "Es una impresión muy fuerte para describirla. Los padres y la familia no tenemos culpa de esos actos que haya cometido".

Sobre la transformación que ha sufrido su hijo durante los ocho años que lleva sin verlo, explicó que ahora Miguel es "totalmente diferente" al niño dócil y bueno con el que él convivió hasta que cumplió los 12 años.

"Es un personaje diferente, como la película en que de un hombre bueno se transforma a otro vil, como Mister Hyde. Era un hombre bueno y se ha convertido en uno perverso y malo. Porque Miguel con diez o doce años era tan bueno, tan dócil. Una educación que tenía", relató.

"Deja las malas compañías"

"El último día que le vi le di un beso y le dije 'sigue por el camino que vas, no te salgas, deja las malas compañías'. Esas fueron mis últimas palabras "sé bueno y quiere a tu madre y a tus hermanos", aseguró el hombre.

El padre de Miguel achacó la transformación experimentada por su hijo a la "perjudicial" influencia de la nueva pareja de la madre del joven que, según dijo, era un "alcohólico empedernido".