'Los Tres chiflados', la película
Benicio Del Toro, Jim Carrey y Sean Penn. Archivo

Peter y Bobby Farrelly, directores y guionistas de comedias como Algo pasa con Mary o Dos tontos muy tontos, quieren disponer de Sean Penn , Benicio Del Toro y Jim Carrey para una película basada en el trío cómico Los Tres Chiflados.

Según informa The Hollywood Reporter, el doble ganador de un Oscar Sean Penn ya ha cerrado el trato para interpretar a Larry

Jim Carrey deberá engordar 18 kilos si interpreta a su personaje.

Jim Carrey también podría hacer pronto lo mismo para encarnar al obeso Curly, en lo que supondría su tercera colaboración con los hermanos Farrelly.

Mientras que Benicio Del Toro es el nombre que se rumorea para ponerse en la piel del astuto Moe.

Los estudios MGM esperan empezar con los preparativos de la producción este otoño con vistas al estreno del largometraje en 2010.

En el nombre del 'slapstick'

Los tres chiflados

Los hermanos Moe Howard (Harry Moses Horwitz) y Curly Howard (Jerome Lester Horwitz), junto a Larry Fine (Louis Fienberg) se hicieron muy populares bajo el nombre de The Three Stooges (en realidad "Los tres peleles", pero traducidos aquí como Los Tres chiflados).

Sobre todo a partir de su serie de 190 cortos, de unos 16 minutos cada uno, producidos por Columbia Pictures entre 1934 y 1958. 

Curtidos tanto en el teatro como en el cine, su actividad proseguiría, también para televisión, hasta 1970. Su humor verbal y de violencia física exagerada e inverosímil ha sido considerado como uno de los máximos exponentes del género slapstick.

Otro hermano de Moe y Curly conocido como Shemp (Samuel Horwitz), también participó en algunos de los mejores trabajos del grupo.

El efecto 'Benjamin Button'

Los 3 chifladosLa intención de los hermanos Farrelly no es realizar una biografía sino inspirarse en los gags y números cómicos del trío original. El resultado sería una comedia adaptada al gusto del espectador actual.

También se ha revelado que el argumento se iniciaría con los Stooges siendo aún unos niños en el orfanato.

Unas secuencias que requerirían "rejuvenecer" a sus tres intérpretes hasta llevarlos a la infancia. Actores adultos metidos en el cuerpo y el rostro de unos niños, y en un proceso de efectos visuales similar al utilizado en El curioso caso de Benjamin Button .