Los Mossos se hartan de las críticas a su actuación en los disturbios y alertan de crispación en el cuerpo

Agentes de Mossos d'Esquadra preparados para disparar proyectiles de foam en el marco de los disturbios por el encarcelamiento de Pablo Hasel en Barcelona.
Agentes de Mossos d'Esquadra preparados para disparar proyectiles de foam en el marco de los disturbios por el encarcelamiento de Pablo Hasel en Barcelona.
Hugo Fernández

Los disturbios que vive Cataluña desde principios de semana tras el encarcelamiento del rapero Pablo Hasel han llevado este sábado a los partidos a hacer un llamamiento a la calma y a cruzar declaraciones sobre el modelo de orden público, mientras los sindicatos de los Mossos han advertido del creciente grado de crispación que vive el cuerpo.

En declaraciones a los medios, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha hecho un llamamiento a la calma y a la unidad de los partidos políticos ante la situación y ha emplazado al PSOE a agilizar la tramitación del indulto para Hasel solicitado por Unidas Podemos.

Tras cuatro noches consecutivas de disturbios en Barcelona y otras ciudades, Colau (En Comú Podem) ha comparecido brevemente ante los medios para recordar que manifestarse es un derecho, pero que "los altercados no son la solución y no están justificados", porque únicamente perjudican a los vecinos y los comercios.

Según datos del ayuntamiento, un total de 23 contenedores y 950 metros cuadrados de pavimento se quemaron en los disturbios de anoche en Barcelona, daños que sumados a los costes de los servicios de limpieza suponen un perjuicio para la ciudad de 128.000 euros.

Los disturbios ocasionaron asimismo heridas a ocho agentes de los Mossos en distintos puntos de Cataluña y hubo cuatro detenidos en Barcelona y Girona.

Antes de las declaraciones de Colau, la cabeza de lista de la CUP en las elecciones del pasado domingo, Dolors Sabater, le ha afeado que en un tuit de este viernes la alcaldesa de Barcelona condenara los disturbios y mostrara su apoyo a las fuerzas de seguridad.

Parafraseando al exsacerdote y político independentista Lluís Maria Xirinacs, que transitó del pacifismo a mostrar su apoyo a ETA, Dolors Sabater ha escrito en la red social: "Hay que luchar contra el fuerte para dejar de ser débiles, y contra nosotros mismos cuando seamos fuertes".

La líder de la CUP, partido que ha condicionado su apoyo a un eventual gobierno con ERC a un cambio en la política de orden público y a la desaparición de la brigada móvil de los Mossos, ha preguntado a Ada Colau si ha olvidado "la lacerante violencia estructural" y si solo "le molestan los disturbios".

Por su parte, la vicesecretaria de Derechos, Libertades y Lucha Antirrepresiva de ERC, Marta Vilaret, ha solicitado al Departamento de Interior, en manos de sus hasta ahora socios de gobierno de JxCat, que abra una investigación "ágil y diligente" para dilucidar si ha habido casos de mala praxis en el cuerpo de los Mossos.

Su compañero, el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, ha pedido igualmente al Gobierno no "culpabilizar" a los jóvenes de la violencia empleada durante esta semana de disturbios, y ha afirmado que hacerlo conduce a dar votos a la ultraderecha.

También la presidenta del PSOE, Cristina Narbona, ha entrado a valorar los acontecimientos, haciendo un llamamiento "a ejercer la libertad de manifestación de forma absolutamente pacífica".

Mientras, todos los sindicatos con representación en los Mossos han emitido un comunicado conjunto en el que muestran su hartazgo por el cuestionamiento al que ven sometido su trabajo, y han pedido una reunión urgente con el conseller de Interior en funciones, Miquel Sàmper, ante la gran crispación que vive el cuerpo.

En un poco usual comunicado conjunto, los sindicatos aseguran que los ánimos en el colectivo están muy crispados y piden una reunión de carácter urgente, este mismo fin de semana si el conseller está dispuesto, "ante la grave situación generada en las últimas jornadas y las críticas a nuestra institución, para buscar una solución inmediata".

"Los ánimos dentro de nuestro colectivo están muy crispados y nosotros, las organizaciones sindicales que representamos al cuerpo y que, en definitiva, somos las que velamos siempre por la paz social dentro de los Mossos d'Esquadra, estamos ya en el límite asumible de poder garantizar esta paz", sostienen en el comunicado.

Fuentes del Govern han explicado que los responsables de Interior se reunirán este domingo con los sindicatos de los Mossos para abordar este malestar entre los miembros del cuerpo.

El encuentro tendrá lugar este domingo por la mañana en la sede de la conselleria de Interior, en Barcelona.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento