Por qué los bancos de Estados Unidos ya no quieren más dinero de sus clientes

  • JP Morgan Chase, la principal entidad del país, ha pedido a sus clientes que dejen de traspasar fondos.
Imagen de una oficina del banco Chase en Los Ángeles.
Imagen de una oficina del banco Chase en Los Ángeles.
GOOGLE STREET VIEW

Normalmente, las entidades bancarias están deseando que los clientes aporten cada vez más dinero a sus entidades. Pero ahora, en Estados Unidos, se está produciendo lo contrario: los bancos no quieren más dinero.

Tal y como recoge la BBC en un reportaje, JPMorgan Chase, el principal banco estadounidense, ha pedido a sus clientes, en concreto a las firmas que más aportan, que traspasen fondos a otras entidades, para reducir su base de depósitos hasta los 200.000 millones de dólares.

"Los mayores bancos del país están inundados de dinero, hasta el punto de que algunos han empezado a rechazar depósitos y podríamos ver que otros empiezan a hacerlo también", dijo a la BBC Nathan Stovall, experto en el sistema financiero de Estados Unidos de S&P Global.

"Es una situación sin precedentes. Nunca habíamos vivido algo así. Vivimos una crisis de liquidez al revés. Normalmente, cuando hay una recesión el efectivo se vuelve un bien preciado y los bancos podían ser muy agresivos en la captación de fondos. Pero en la crisis provocada por la pandemia está sucediendo todo lo contrario. Los bancos tienen demasiado dinero al que apenas pueden sacar beneficio", añade este experto.

El problema es que el margen de ganancias de los bancos ha caído por diferentes factores, como las exigencias de capital aprobadas tras la crisis financiera de 2008, el golpe económico de la pandemia y la política de estímulos que ha adoptado el gobierno de Estados Unidos para contrarrestarlo.

Tal y como recuerda la BBC, los tipos de interés fijados por la Reserva Federal se mantienen en 0 desde el mes de marzo, una medida que busca incentivar la actividad y el movimiento del dinero que afecta al beneficio que obtienen las entidades financieras al prestar.

Por otro lado, la demanda de créditos se ha desplomado. La incertidumbre sobre cuándo terminará la pandemia y mejorará la economía implica prudencia y son pocas las personas que se endeudan y correr riesgos.

Los estímulos aprobados por el gobierno estadounidense incluyen desde la compra de bonos emitidos por las entidades hasta pagos directos a las familias y negocios, así como la creación de cada vez más dinero.

JPMorgan, Bank of America y Citigroup recibieron más de un billón de dólares en depósitos en 2020. Además, el ratio de préstamos por depósito en las entidades cayó a mínimos históricos, apenas por encima del 60%.

"La gente está literalmente acaparando dólares en los bancos", dice Stovall, que cree que "ahora el sistema financiero es fuerte" y no está en juego su viabilidad. "Se trata más bien de una cuestión de cuánto puede ser su beneficio", explica.

"La seguridad del sistema es prioritaria para el gobierno, que lo que quiere de la banca es que esté en condiciones de conceder créditos para activar la economía, y, desde luego, la banca está deseosa de hacerlo", dice Stovall.

Stovall cree además que los clientes no tendrán problemas para encontrar entidades que acepten su dinero: "Puede que algunos bancos les digan que busquen otro lugar, pero siempre va a haber alguien dispuesto a recibir los fondos", señala.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento