Del 'cuerpo gestante' a la maternidad libre. ¿Cómo ha evolucionado el modelo de maternidad en los últimos 80 años?

  • "Nunca en la historia del mundo occidental se ha producido un cambio tan radical del modelo de maternidad", dice la experta en historia de las mujeres Pilar Díaz Sánchez.
  • El modelo de 'buena madre' obliga a las mujeres a asumir una serie de cualidades que no todas pueden y que provoca las mismas frustraciones".
  • Entre las mujeres de 30 a 34 años que no han sido madres en España, un 36,5% apunta a causas económicas, laborales y de conciliación como impedimento.
Lactancia, amamantamiento, bebé, lactante
Una mujer amamantando a su bebé.
FLICKR/AURIMAS MIKALAUSKAS - Archivo

De las políticas natalistas que redujeron a la mujer al espacio doméstico con el objetivo de que se dedicara "al fin sagrado de la procreación" al abandono del paradigma patriarcal. Nunca en la historia del mundo occidental se ha producido un cambio tan radical del modelo de maternidad como el que las mujeres han vivido desde mediados del siglo XX hasta nuestros días. Y así lo reconocía recientemente la experta en historia de las mujeres Pilar Díaz Sánchez, profesora del departamento de Historia Contemporánea de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Madrid, en una conferencia exclusiva para la Fundación Juan March.

“Por primera vez en este periodo las mujeres van a hablar del tema de la maternidad - deja de ser un debate de varones y aparecen voces como las de Alejandra Kollontai, Simone de Beauvoir, Adrienne Rich o Betty Friedan-, surge el control de la natalidad desde un punto de vista práctico, diversos cambios a la hora de asistir el parto así como la ciencia aplicada a la maternidad a través de la reproducción asistida”, señala la experta. 

"Tanto ha evolucionado el modelo de familia y maternidad en estos 80 años que van desde las políticas natalistas aplicadas a partir del fin de la Segunda Guerra Mundial (en España tras la Guerra Civil) que en este periodo de tiempo vamos a pasa de una mujer que se consideraba un ‘cuerpo gestante’ a una maternidad libre que, sin embargo, también va a tener unos costes: la bajada de la maternidad a ritmos bastantes preocupantes”.

De hecho, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) en 2017 la tasa bruta de natalidad en España se situaba en el 8,4% mientras que en el primer semestre de 2020 solo alcanzó el 4,2%. La media de hijos por mujer en nuestro país es de 1,2, la más baja de Europa solo después de Italia.

¿Cuáles han sido los factores que han provocado este cambio? La historiadora lo relaciona, sobre todo, con la llamada cuarta ola del feminismo. “Un movimiento que tiene lugar en la primera década del siglo XXI, que reivindica la igualdad política y pone el acento en la lucha contra el patriarcado siendo la violencia contra las mujeres en principal azote de estos comportamientos que vienen arrastrándose desde tiempos inmemoriales”.

Además, según la experta, durante este periodo vamos a presenciar el momento de libertad sexual de todas las mujeres: “Por fin las mujeres rompen ese vínculo que les unía hacia la maternidad, donde sexualidad y maternidad iban unidas hasta el punto de que no se conocía ni interesaba conocer cual era la peculiaridad de la sexualidad de la mujer o la vida más allá de la procreación”.

Otro factor clave de este cambio para la profesora Diaz han sido los descubrimientos científicos relacionados con la reproducción: “Hoy en día no cabe hablar de lo que significa una mujer estéril, la ciencia ha avanzado en tal sentido que la estimulación ovárica, los ritmos de fecundación, las posibilidades de alargar el ciclo biológico... están llevando a aceptar situaciones de maternidad que hasta este momento no se conocían y a ampliar los límites de la maternidad”. Todos ellos cambios que que van a provocar que la familia rompa con ese modelo binario de padre y madre y aparezcan nuevas organizaciones familiares “que no tienen esta base que se venía manteniendo en la cultura occidental desde la época de la Antigüedad”.

El punto de inflexión se inicia con publicaciones como Nacemos de mujer. La maternidad como experiencia e institución, La mística de la feminidad o El segundo sexo que sentarán las bases para el debate en la década de los 70: “Gracias a ellas, las mujeres van a repensar lo que es la maternidad para ellas y se inaugura un desafío libre: exigen el derecho a la educación sexual, el conocimiento del propio cuerpo y los puntos de placer, luchan contra los mitos de la sexualidad femenina (frigidez, la búsqueda del placer propio...), reivindican la sexualidad consentida por ambas partes y alejada de la procreación, luchan por el control de la natalidad y la anticoncepción libre. Después del derecho al sufragio el derecho al aborto es el que aglutina a las mujeres en todo el mundo”.

La manera de dar a luz y los límites de la maternidad

Dos de los aspectos esenciales en este cambio radical en la manera de entender la maternidad en el último siglo tienen que ver con los partos y el retraso en la edad de ser madre. Por un lado, a partir de los años 80 los hombres asumen el control de los nacimientos y éstos cambian el domicilio por los centros hospitalarios. “La mujer pierde el control en esta medicalización e institucionalización de los partos: nadie le pregunta como se siente, se pone en manos de un médico que decide si hay que hacer episiotomía, cesárea, si le ponen oxitocina...”.

Algo que da pie al término violencia obstétrica y a la aparición de un modelo alternativo a este control de parto que rechaza que el embarazo sea un problema de salud sino un proceso natural. “Este modelo irá cambiando: se humanizan los partos, se deja entrar a los padres al paritario...”. Sin embargo, “el siglo XX no trae la igualdad como se esperaba. Se vuelve a plantear el concepto de gestación, de parto, de atención en los primeros momentos de parto, de conciliación... que van a provocar esa caída de los partos y la natalidad. El nuevo modelo de madre que aparece ahora es una madre con múltiples cualidades: buenas psicólogas, que entienden de nutrición, buenas pedagogas... se les obliga a asumir una serie de cualidades que no todas pueden y que provoca las mismas frustraciones”.

Por otro lado, se encuentra la maternidad o natalidad tardía. España es actualmente uno de los países del mundo en los que la maternidad se produce más tarde. En 1980 la edad media de las mujeres al tener el primer hijo era de 25 años, en 2018 de 31 años. Del total de nacimientos que tuvieron lugar en 2018, el 40% correspondieron a mujeres de 35 o más y casi el 10% a mujeres de 40 o más (CSIC). Se producen también cambios familiares importantes: una de cada 5 parejas se casa después de tener hijos y entre las mujeres de 30 a 34 años que no han sido madres, un 36,5% apunta a causas económicas, laborales y de conciliación como impedimento.

Audio completo de la conferencia: Cambio en el modelo de maternidad en los siglos XX y XXI. De la buena madre al abandono del paradigma patriarcal.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento