Los condenados por infracciones de tráfico de la Comunidad Valenciana y Murcia podrán evitar la cárcel y cumplir sus trabajos en beneficio de la comunidad con actividades relacionadas con la seguridad vial, la conservación medioambiental y el cuidado de personas mayores y dependientes.

La mayoría de los murcianos que podrían beneficiarse son condenados por conducir con una tasa de alcohol mayor que la legal y por exceso de velocidad. La decisión se hará efectiva tras el acuerdo firmado ayer entre la secretaria general de Instituciones Penitencias, Mercedes Gallizo, y el presidente de la Fundación Blasco Ibánez, Vicente Andrés. En tres años, 80.000 personas en el país han sido condenadas a trabajos en beneficio de la comunidad.